13 agosto 2020
  • Hola

El vodevil

13 ene 2020 / 03:00 H.
Isabel Bernardo Fernández
Esto son lentejas

Querida Isabel. Todo se ha consumado. Llegó el día. Vimos de todo hasta que eso llegó... Ahora todo se ha hecho posible». Así comienza la carta que un buen amigo acaba de enviarme para felicitarme el año y “ponerme al tanto” del nuevo gobierno –por si no lo estuviera o por “mé” de que al campo despoblado llegaran las noticias con tardanza diferida–. Se trata de una carta larguísima, de amplio y variado repertorio. De otra manera mi amigo no hubiera podido contarme con cierta fidelidad el espectáculo de los tres días del debate de investidura. Tres días de vodevil que en acepción de la RAE es: comedia frívola de argumento basado en la intriga y el equívoco, que puede incluir números musicales y de variedades. Pues sí, de todo esto ha habido. Frivolidad “a esgancha”, es decir, en abundancia, tal como gustaban decir los pastores de la literatura del último Medievo. Sánchez se ha erigido en lo más veleidoso del panorama político español, y es capaz de apostar por una idea o su contraria sin mostrar el más mínimo rubor.

La intriga y el equívoco son otras de las dos formas de hacer de este infatigable tramoyista. Lleva años ejercitándose en ello. Cuando los suyos le pegaron la patada en el trasero, cogió su auto y se recorrió España cabildeando votos y voluntades para poder ensayar “La Moncloa”, su soñada comedia de corral. Pero los tiempos democráticos se terminan y Sánchez no estaba dispuesto a abandonar así como así tan idílico escenario. La comedia sanchista había perdido público e interés. Así que nada como idear un nuevo montaje escénico con todo lo más arrufaldado y canallesco que iba llamando a su puerta.

Los admitidos a la performance progresista se han dejado el pellejo interpretando su papel: insolencias, sátiras, remoquetes, armas arrojadizas, vítores anti-España y hasta lágrimas de cocodrilo. Y sí, mi querido amigo, ya todo se ha consumado. Como tú bien dices, solo nos queda mirar para otro lado cuando algo duela, como en las extracciones de sangre.