Borrar

El tren del progreso

Lunes, 29 de marzo 2021, 05:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Uno de los viajes en tren más cautivadores que se pueden hacer actualmente en Europa es el que discurre junto al Douro portugués entre la estación de Pocinho y Oporto. La vía férrea va prácticamente adosada al río como si fuera un elemento más del paisaje. Con solo mirar a través de los grandes ventanales de los vagones Schindler, el viajero se encuentra con un espectáculo visual inigualable. El Duero avanza pausado y amaestrado por el freno ejercido por las presas mientras en sus laderas se extienden los viñedos donde nacen los fantásticos vinos de esta región. Es lo que los portugueses denominan ‘Douro Vinhateiro’ y configura uno de los paisajes vinícolas más sublimes de todo el mundo, según la mismísima BBC. Además, es un ejemplo de trabajo y de lucha contra los elementos. Oporto fue la primera denominación de origen del mundo y lo hizo en un momento donde plantar viñas en estas riberas casi verticales podría parecer una auténtica quimera. Más complicado fue transportar las barricas hasta las bodegas de Gaia en unas embarcaciones llamadas rabelos que descendían por los rápidos del río a vida o muerte. Todos esos malabares casi suicidas dieron como resultado un formidable paisaje inclinado de franjas verdes y marrones que conquista a turistas de todo el mundo, la mayoría de ellos con un alto poder adquisitivo.

Hace unas semanas, la Asamblea de Portugal aprobó por unanimidad instar al Gobierno luso a reabrir el tramo de la Línea del Duero entre Pocinho y Barca d’Alva. Son 28 kilómetros que dejaron de recibir trenes en 1988. 28 kilómetros que abren la puerta a recuperar el trazado completo hasta Salamanca y apostar de esta forma por un recurso turístico de primer orden que, trabajado y cuidado, puede convertirse en todo un bálsamo para ambos lados de la Raya.

Una vez más, Portugal nos ha dado una lección. Nos recuerda que tenemos un diamante en bruto que debemos pulir antes de que sea demasiado tarde. Nos invita a coger un tren antes de que se esfume. Es innegable que el Douro se ha convertido en un reclamo que atrae cada año a miles de visitantes. Solo hay que recorrer esta región en tren o hacerlo en barco para corroborar lo que digo. Mimetizados entre los viñedos surgen elegantes y modernos complejos hoteleros cuidados hasta el más mínimo detalle. Franceses, británicos, alemanes y norteamericanos con una situación económica desahogada se dejan seducir por estos encantos. Los mismos que pagan los nada asequibles billetes de los cruceros que atracan en Vega Terrón, hacen una visita exprés a Salamanca tras un tedioso viaje en bus y regresan unas pocas horas después por donde han venido.

Si el Gobierno portugués decide reabrir la Línea del Duero hasta Barca d’Alva, España tiene que coger ese guante. Empezar a planificar un nuevo enlace entre Salamanca y la frontera por La Fregeneda. Un proyecto muy ambicioso que obviamente no podría discurrir por el histórico trazado (el actual Camino de Hierro), pero que supondría una apuesta decidida por una comarca que, tras décadas de olvido, se merece algo así. De esta forma los turistas no solo llegarían en barco, sino también en tren. El Douro no solo se acabaría para ellos en Portugal, sino que continuaría en las Arribes salmantinas.

En estos tiempos que corren España y Portugal deben aventurarse más que nunca a poner en marcha proyectos comunes. Establecer sinergias para sacar el máximo rendimiento a todo nuestro potencial. No estamos hablando de un sueño sin más, sino de una empresa con unos beneficios incuestionables. Una futura conexión ferroviaria entre Oporto y Salamanca por el Duero establecería un corredor con Madrid repleto de posibilidades. Los visitantes llegarían al aeropuerto Sá Carneiro o a Barajas para comenzar un itinerario repleto de alicientes donde la monumentalidad de Salamanca, Ávila y Segovia daría paso a las experiencias vinícolas en el Douro. El tren está a punto de partir. No lo perdamos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios