08 marzo 2021
  • Hola

El divorcio más esperado

    Pablo y Pedro no se divorcian. Están hartos el uno del otro y pasan por su enésima crisis pero Pablo tiene un casoplón, niñera, Guardia Civil y varios coches oficiales; y Pedro se debe a su ego y ha colocado a tantos amigos que le sabría mal dejarlos en la calle.

    Los dos tienen que aguantarse sin firmar el divorcio aunque no se hablen, no se vean, no se encuentren, se mientan y hasta se hagan la puñeta en público. Pedro no puede renunciar al Falcon porque es donde le quedan bien las gafas y, además, conserva recuerdos imborrables, como cuando Begoña y él lo cogieron para ir a un concierto. Tampoco Pablo quiere privarse de ver crecer a sus hijos entre la casa principal y la de invitados.

    De momento aguantan, no hay crisis que consiga llevarse esa unión de intereses. No lo ha conseguido que el vicepresidente convirtiera a España en el hazmerreír al cuestionar su democracia, como para lograrlo ahora que una parte del Gobierno apoye las revueltas callejeras y mande incluso a Echenique a alentar las conductas violentas.

    Es imposible que el amor decaiga aunque en Bruselas estén ojipláticos con lo que ocurre en España donde desde el Gobierno se alienta al desgobierno y desde la Vicepresidencia se apoya a Rusia dejando en ridículo a la UE. Pedro y Pablo, Zipi y Zape, Epi y Blas... Hoy por hoy por mucho que se empeñe Casado, por mucho que brame García Egea, por mucho que diga Arrimadas, por muy crecido que venga Abascal... lo único que puede romper esta unión es que Pablo se quiera quedar con el Falcon de Pedro.

    No me preocupa Hasél, bárbaro que agrede, coacciona, enaltece el terrorismo... y que va a la cárcel porque tiene antecedentes penales y es reincidente. Es un pieza usado solo como excusa de los quemacontenedores de extrema izquierda para armarla y de Podemos para rearmarse.

    A mí me preocupa que el Gobierno, porque Podemos es el Gobierno, no condene el vandalismo. Me preocupa que determinados miembros de un partido que es de Gobierno se movilicen en favor de los bárbaros. Me preocupa que un vicepresidente cuestione la democracia en España y la libertad de expresión. Y sobre todo me preocupa que la otra parte del Gobierno, la de un partido de Estado como es el PSOE, no tenga más capacidad de respuesta ante la gravedad de estos hechos que la chiquillada de no aplaudir a Iglesias en el Congreso. Y me preocupa que Pablo lleve todo al terreno que le interesa, con su hoj–a de ruta.

    Iglesias, con la excusa del bárbaro Hasél ha reabierto un debate sobre la libertad de expresión; y ha llevado a las calles de España y Europa otro inventado sobre si existe democracia plena en España o no. Hasta Sánchez ha entrado en el juego y ha alimentado una polémica inexistente. Son dos a cero para Pablo Iglesias en su duelo con Iván Redondo.

    Pedro y Pablo no se van a divorciar hasta que uno de los dos encuentre otra pareja. Pedro lo tiene muy difícil porque quiere seguir siendo de izquierdas y ahora Cs no suma. Y a Pablo no le queda otra que esperar y sumar más aliados independentistas porque en ellos está su esperanza de subir al Falcon. La diferencia es que Pedro espera y Pablo no deja de moverse. Me preocupa que cale la idea de que Iglesias sea un político amortizado, que se le subestime, cuando con 35 diputados ha logrado ser vicepresidente.

    Charla en 2013. Iglesias se quita la coleta ante las Juventudes Comunistas y da sus pautas para implantar el comunismo:

    -Presentarse como partido transversal, no hablar de comunismo y sí adueñarse de palabras positivas como nación, patria, democracia o libertad de expresión. Se ataca a la banca porque “soy patriota” y no porque “soy comunista” o se defienden los desahucio no por comunismo sino por democracia.

    -Controlar la televisión como medio idóneo de propaganda y visibilidad.

    -Aprovechar circunstancias excepcionales como la que proporciona Hasél.

    -Tejer alianzas con nacionalistas.

    -Inocular el activismo en todos los ámbitos para cambiar la estructura desde abajo porque “la ideología dominante es solo el sentido común general”.

    -Cuando tenga el apoyo social y el poder, emprender ya sin complejos el comunismo y la dictadura del proletariado.

    Eso lo decía ya hace 8 años.

    Pedro y el comunista Pablo no se divorcian y esa es la mala noticia para España.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png