20 enero 2022
  • Hola

El arte de regalar

06 dic 2021 / 03:00 H.

    Se han producido a finales de noviembre eventos que anuncian la temporada de compras, que concluirá más o menos allá por febrero, a final del invierno. Los eventos más potentes (por ahora) son el Black Friday y el Cyber Monday. Llama la atención el éxito de esos acontecimientos de origen extraño (evidentemente norteamericano). La cosa arraigará, sin duda, y no tardará en llegar el día en que un experto postulará que el ‘viernes negro’ nació en Vigo y el ‘ciberlunes’ en Donostia o en Almería. Se lo dice a ustedes este columnista —yo— que es un prodigio del vaticinio, como comprobarán inmediatamente: hace 20 años proclamaba yo que algo tan americano como Halloween —más yanqui que los perritos calientes o la manteca de cacahuetes— no tenía futuro entre los españoles, que disponíamos de una potente fiesta de Todos los Santos con sus tradiciones propias. Un lince era yo, vaya. No contaba con la increíble capacidad carpetovetónica para hacer propio todo tipo de celebraciones, independientemente de su origen cultural. Y así, por ejemplo, tenemos ya dos festejos con doble tanda de regalos, especialmente si hay niños involucrados: los Reyes Magos-Santa Claus, etc. Exageraré: a poco que nos descuidemos, empezaremos a celebrar como posesos (dándole al pavo relleno, claro) la cena del día de Acción de Gracias (Thanksgiving Day), otra tradición estadounidense sólidamente vinculada a la colonización británica del nordeste del continente americano.

    Especialmente interesantes, por su transcendencia económica y social, son las celebraciones que se acompañan con regalos, en ocasiones intangibles. Otras veces el arte de regalar se hace más material y complejo, y no gira en torno al cariño o el respeto. La ceremonia se asemeja más bien a las estrategias (regalar para conseguir algo). Me dicen los amigos que últimamente en los Emiratos Árabes se practica con asiduidad este deporte. Pero difícilmente podemos hablar de ‘regalo’ en estas circunstancias. Hay otros sustantivos más precisos: los soslayaré para acogerme al buen sentido de las fiestas de Navidad, Nochevieja... Recordaré a Baltasar Gracián, que insistía en que el arte de regalar consiste en ofrecer un regalo de muy bajo coste para que pueda ser más altamente apreciado. Séneca había explicado por qué: “Es la intención, no el valor del regalo lo que se pondera”.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png