26 mayo 2022
  • Hola

Despoblación y macrogranjas

22 ene 2022 / 03:00 H.

    ELECCIONES y de nuevo la despoblación sobre el tapete cuando comienza la campaña... y tapada un instante después del recuento. Y hasta las próximas. Una inmensa mayoría es reacia a vivir en los pueblos ni aun con casa gratis pero los políticos no se dan por enterados.

    Podrían predicar con el ejemplo estos candidatos tan deseosos de que nos vayamos al pueblo. Podrían irse a vivir a cualquiera de los tranquilos, de esos con menos de 100 habitantes censados y 25 en invierno. Podrían ir y venir de sus reuniones en Valladolid o Madrid por carreteras desiertas en las que es difícil llamar a la grúa por falta de cobertura. Podrían probar lo que es salir del pueblo con el coche a las 6 o 7 de la mañana para entrar a trabajar a las 8 con la carretera helada. O podrían probar a reunirse por videollamada con cortes de internet o a ver series por streaming. Luego el fin de semana, cuando descansen, darían ese paseo donde echarían de menos al médico para un ‘parlao’ porque ya no queda bar y el silencio también mata. Podrían probar lo que es estar allí sin coche, imprescindible para moverse si falla el panadero, harto ya de ir de pueblo en pueblo para vender 3 barras. Y necesitarían bata de pueblo al precio que está la luz.

    Una inmensa mayoría no viviría ahora en un pueblo aunque tuviera médico todos los días y fuera como los de antes, de 24 horas. Y no se dan por enterados. Debe de ser porque no buscan el voto rural cuando hablan de despoblación. Debe de ser que cuando el candidato se hace la foto con unas vacas sabe que consigue algún voto rural, el de los aún no desengañados, pero sobre todo el del que se fue hace años del pueblo y se aferra a promesas para que no desaparezca una parte de él; o el del que tiene chalet para el verano.

    Por muy bonito que suene, no estamos en el momento de salvar al pueblo de 100 censados con 25 vecinos en invierno porque llegamos tarde. Ahora están en serio riesgo las cabeceras de comarcas y se despueblan las capitales de Castilla y León. La fiscalidad reducida, tan de moda en los programas, es solución pero ya para retener habitantes en nuestras ciudades. En el medio rural estamos en la fase de pagar a los que se quedan en los pueblos para que los cuiden y, sobre todo, en la de no echar a los pocos que los eligen. Esto son nuestros pueblos, lugares de residencia de verano con guardeses en invierno. Ahora para salvar a los pueblos estamos en ese momento de conseguir que guardeses no suene despectivo, que suene a cuidadores de nuestras tradiciones, costumbres, recuerdos, de nuestra calidad de vida y de la vida misma. En cambio unos programas, los más conservadores, parecen hechos para pueblos de días contados y otros, los progres, para urbanitas senderistas de fin de semana.

    ¿Qué tal si cuidamos a los pocos que quieren vivir en los pueblos? ¿Qué tal si al menos no les echamos? ¿Qué tal si mimamos a agricultores, ganaderos y otros empresarios que han apostado por el medio rural? ¿Qué tal si no boicoteamos a nuestra industria agroalimentaria con mensajes como los de Garzón, mintiendo sobre la mala calidad de la carne, cuando la supervivencia de muchos pueblos está en la exportación? ¿Qué tal si no hablamos de ‘macrogranjas’ porque eso es lo que interesa a Garzón y a sus ecologistas? ¿Qué tal si nos damos cuenta de que lo que ellos buscan es un medio rural tipo zoo donde lo que sobran son habitantes? ¿Qué tal si les decimos a Tudanca y a Garzón que hace falta más de una persona para cuidar 4.000 cerdos y que si creen lo contrario tienen trabajo asegurado?

    Tudanca dice que al PP le gustaría estar subido al tractor toda la campaña. Ojalá se subiera también él y la ministra Ribera para que dejara de poner al lobo por delante del ganadero. ¿Qué tal si deja de primar el medio ambiente llevado al extremo en lugar de a regadíos que crean riqueza? ¿Qué tal si recompensamos a funcionarios que viven en los pueblos? ¿Qué tal si nos enteramos de que las únicas ganaderías que fijan población son las de ovejas y vacas de leche y que con esta política de Planas, que podría haberlas priorizado en la PAC y no olvidarlas, cierra granjas? ¿Qué tal si mejoramos internet y aparcamos demagogia? ¿Qué tal si dejamos de señalar a la agricultura y ganadería como grandes actividades contaminantes porque es mentira?

    Tudanca es una raza de vaca con 13.500 reses censadas, que engorda más despacio que otras. ¿Qué tal si nos enteramos de que si criamos solo estas vacas, como dicen Garzón y Tudanca, no podemos tener carne para todos aunque queden preciosas en la foto cuando pastan? Ahora es cuando hay que subirse al tractor, no más tarde. Es ahora cuando aún quedan románticos que se resisten a venderlo para comprarse ese pisito en Salamanca... o en Madrid.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png