27 octubre 2021
  • Hola

Del trato al Amazon

27 sep 2021 / 03:00 H.

    Hoy se ha instalado en nuestras costumbres el mercadeo por correo electrónico, la compra masiva de todo tipo de objetos, viandas, muebles y hasta cachorros de animales domésticos, que los mandan a casa en cestas con lazo incluido.

    Me confieso ajeno a este tipo de compras, primero por falta de destreza digital, aunque con darle al botón de aceptar se resuelve fácil, y segundo y tal vez más importante, porque como avisan teóricos del urbanismo el comercio electrónico está cambiando la vida y el perfil de las ciudades: para peor.

    Los locales comerciales que antes eran bandera de calidad en el centro: ultramarinos, ferreterías, droguerías prácticamente han desaparecido y ahora para comprar unos alicates hay que ir a un centro comercial a 5 km, acudir a un bazar chino, de dudosa solvencia, o pedirlo por internet. Los locales vacíos, en venta o alquiler se suceden hasta en las mejores calles: Pozo Amarillo, Azafranal, incluso en la calle Zamora hay comercios en traspaso. Viene a cuento esta larga reniega, propia de la edad, porque acabamos de celebrar el pasado 21 el Día de San Mateo, con más pena que gloria. No había ni un corrillo de tratantes frente a los cafés de la Plaza Mayor, que durante años han sustentado el llamado Día de la Provincia, hoy convertida en una fecha oficialista donde la Diputación reúne a los alcaldes de los pueblos en frío escenario administrativo y convencional.

    Y a veces uno echa de menos aquella manera de comprar una vara de cebones, o un remolque de arritas, sin más garantía que la palabra dada y la presencia de un tratante de por medio, que cuando el trato era difícil y las partes rehusaban, cogía de la mano a cada uno y se las juntaba casi a la fuerza para terciar en la porfía y poner el precio final a la operación, con su autoridad y su solvencia que eran indiscutibles.

    Algún día habrá que escribir más extenso sobre aquellos tipos, El Rubio, El Majo, El Fréjoles, que sentaron cátedra de honradez y simpatía, bajo los soportales de La Plaza, aunque solo sea para atender los requerimientos de nuestro amigo y columnista José María Hernández.

    No podemos pedir a Amazón su biografía porque no constan en su catálogo. Una lástima.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png