23 agosto 2019
  • Hola

¿Cultura?

13 ago 2019 / 03:00 H.
Juan Mari Montes
Cuaderno de dudas

La reciente cancelación del concierto de C. Tangana en Bilbao por el contenido machista de sus letras, vuelve a desatar el debate sobre la libertad de expresión y la censura a ciertos artistas.

Es un problema que nos deberían ahorrar los ayuntamientos, y en general todas las instituciones públicas, si fueran un poco más escrupulosos y conocedores de lo que contratan y desde luego, menos hipócritas. Tangana tendrá todo el derecho a componer idioteces amparado por el derecho a la libertad de expresión, pero lo que nunca debería es propagarlas gracias a nuestros impuestos, incluidos los de las propias víctimas de este tipo de violencia. Y precisamente a eso es a lo que nos obligan los ayuntamientos contratando a estos artistas.

No se entiende bien, que un día salga a la Plaza Mayor la concejalía en pleno a manifestar su rechazo a la violencia de género tras conocerse cualquier asesinato machista y acto seguido suban presurosos a su despacho a firmar un contrato a un grupo o artista que precisamente se vanagloria de hacer la más vergonzosa apología del machismo en sus textos.

Y no sólo ocurre en Bilbao. Y no sólo ocurre con el machismo. Digamos que, por estas latitudes, nuestros queridos ayuntamientos, sospecho que, por pura ignorancia, son expertos en contratar la más infumable, salvaje y agresiva basura empaquetándonosla como maravillosa propuesta cultural.

¿Se imaginan, por ejemplo, que alguien nos viniese a cantar esta misma semana barbaridades como: “Jesucristo está en mi culo”, “Odio los partidos, fuego a las banderas”, “Odio al policía, odio la ley, odio a los perros que nos educan”, “Le das una gorra a un tonto y ya tienes un madero”, “Que te folle un buey con un tenedor en la punta de la polla”, “El mundo está sucio y Dios es un cerdo”, “Cada vez que cago, pienso en España”, “Judíos, budistas, musulmanes, católicos y protestantes, todos a una, ir a cagar, tengo ganas de vomitar...” y otras lindezas de este calibre?

Pues lamentablemente ocurrirá. Los anteriores disparates son al pie de la letra fragmentos de distintas canciones de los vascos Gatillazo, el grupo estrella que amenizará este mismo sábado 17 uno de los conciertos incluidos en el Abejarock de 2019. Todo por el afán educativo del Excelentísimo Ayuntamiento de la localidad, que colabora con los organizadores poniendo el espacio y la subvención.