15 abril 2021
  • Hola

Carlos León, un acontecimiento en el DA2

01 mar 2021 / 03:00 H.

    Por desgracia la mayoría de la gente que se llega hasta el Rastro de la Aldehuela los domingos por las orillas del Tormes no se para a visitar las exposiciones del DA2 -nuestro museo de arte contemporáneo- ubicado en la antigua Cárcel de la Aldehuela. Y es una pena, porque aunque algunas de sus exposiciones sean piruetas sinsorgas o cansinos vídeos reiterativos, otras muchas son magníficos acontecimientos culturales, como esta exposición de Carlos León.

    Carlos León -1949- segoviano universal, es un pintor hondo, cuajado, de largo recorrido, que tiene tras de sí una impresionante biografía artística que pueden consultar en Wikipedia. Su excelencia es indiscutible, ha participado en las vanguardias francesas y en las corrientes derivadas del expresionismo abstracto norteamericano. Ha vivido en París y Nueva York muchos años, y trabaja desde hace tiempo en una gran nave industrial, cerca de Segovia, con los ventanales abiertos a la montaña, que tuve la suerte de conocer hace tiempo gracias a nuestro común amigo Domingo Sánchez Blanco.

    León expone ahora en el DA2 de Salamanca una muestra variada de sus últimos trabajos y lo primero que asombra al entrar en las galerías de la antigua cárcel, es el tamaño enorme de sus cuadros, que con la imperiosa marca de energía que despliegan, asombran al visitante abrumado por tanto color, tanto dinamismo e incluso tanto dramatismo.

    Carlos prescinde de toda retórica hueca para acentuar lo fundamental. Los magnéticos espacios de los cuadros que ha gestado, distribuyendo los colores con las manos desnudas, a grandes trazos, que si al principio parecen caóticas composiciones anárquicas, sucesivas miradas descubren un orden y un concierto admirables. Aquí se atisban paisajes descarnados, allá se intuyen líricos jardines con sus variaciones estacionales, ordenadas confusiones volcánicas, territorios vigorosos que define el color con su poderoso cromatismo o con tenues veladuras.

    Todo en la pintura de Carlos León incluso su faceta de miniaturista delicado que colorea o interviene en pequeños objetos del común, o en enormes ruedas de camión, es arriesgado, armónico y paradójico: desde el calmado desasosiego de sus grandes cuadros hasta la consolidación de lo efímero de su obra menor, todo respira originalidad, tradición y técnica.

    Una maravillosa exposición al alcance de nuestros paseos por el Tormes. No se la pierdan.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png