28 septiembre 2021
  • Hola

Buen otoño

13 sep 2021 / 03:00 H.

    El otoño es una mutación, el invierno una lucha, la primavera, un despliegue floral” (anónimo). ¿Una mutación (maligna) el otoño? No, no especialmente: de hecho, el otoño tiene buena prensa. Es verdad que se asocia con frecuencia a la melancolía, pero no más que las otras estaciones del año (suele salvarse el verano, que a veces resulta un poco insincero)

    Estamos rozando el otoño: ya no quedan tan lejos los fríos, cada vez más vigorosos, que asomarán sus orejas tímidamente. Bueno, tímidamente al principio, descaradamente al final. Veamos cómo se vincula el otoño a la etapa precedente. Ramón Gómez de la Serna destacaba el papel productivo del verano y la función de reserva del otoño: “Las hojas secas (del verano) preparan la tisana del otoño”.

    En su sentido literal las cosas han cambiado: hoy día mucha gente toma sus tisanas con hielo, en primavera, verano, otoño e invierno.

    La relación verano-otoño es compleja, pero también diáfana. Así, Pierre Véron la describía haciendo ver que el otoño parece el post-scriptum (o posdata) del sol, algo que es especialmente notorio en etapas otoñales aparentemente anómalas denominadas ‘veranillos’ (veranillo de San Miguel, a final de septiembre, y veranillo de San Martín (en torno al 11 de noviembre).

    Las intromisiones del calor en el frío son solo algunas de las sorprendentes virtudes del otoño. Otras son igualmente evidentes y contribuyen por lo general a la justa apreciación del otoño, una temporada sabia y de buen consejo. Con toda justicia, la noción ‘otoñal’ se relaciona también con exhibiciones cromáticas impresionantes.

    Ese derroche de colores permite las mejores comparaciones musicales: “El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno” (George Sand). Así es el otoño, pues: buen marco para una melancolía tamizada, depurada, positiva, y contexto especialmente apropiado para la formación del pensamiento sabio y el buen sentido. También se asocia el otoño con unos cambios climáticos que suavizan los fríos esperables.

    En fin, vienen tres meses, desde el equinoccio de septiembre al solsticio de diciembre, favorables en muchos aspectos de la vida social y el quehacer ciudadano. Incluso la Unión Europea definitivamente nos va a soltar la pasta. Todo bien o razonablemente bien, insisto, en el futuro inmediato. Y si llega alguien con ganas de fastidiarlo todo (que llegará, seguro), vamos a permitírselo. Con una sonrisa otoñal en los labios.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png