29 noviembre 2021
  • Hola

Bandos y concordia

24 nov 2021 / 03:00 H.

    EL histriónico Abel Caballero, alcalde de Vigo, acaba de inaugurar la Navidad planetaria con el encendido de la iluminación municipal navideña. No existe para él ni el encendido del árbol del Rockefeller Center, ni la canción navideña de Mariah Carey, ni tampoco –y para mí es lo más importante—la llegada de las turroneras de La Alberca a los portales de la Plaza del Mercado. Los de San Antonio. Ahí comienza nuestra Navidad. Hay fotografías que muestran la fila de mesas y turroneras (y turroneros) albercanos mirando a la calle del Pozo Amarillo, pero desde hace décadas las he visto en los portales, con la romana dispuesta a pesar la roca de turrón de su pueblo partida con hacha, como picadores de mina, y envuelto en papel de periódico. La tableta llegó más tarde, igual que las variantes de esa turronera fantástica, señora de fogones, que es Mari Luz Lorenzo. Si el Padre Hoyos la hubiese conocido la habría incluido en su historia de La Alberca como algo peculiar. Clásicas de esos portales son, por ejemplo, las Mancebo, Paqui y Toñi Mancebo, cuya abuela podría ser la turronera esculpida enfrente. Creo que la obra es de Gonzalo Coello Campos y fue un encargo para homenajear al comercio tradicional. Una vez instaladas las turroneras, bien pertrechadas del frío, comienza el despliegue de rastrillos, recuperados, por fin, y ya se pueden chiscar los arcos navideños, las estrellas de las rotondas y el campanazo que este año ocupa la Plaza Mayor y fascinaría al “campanero” Joselito, el niño ruiseñor. Espero que sobreviva a la Nochevieja Universitaria, como María de la O al Terremoto de Lisboa, si finalmente se realiza la anticipada nochevieja a la vista de las cifras pandémicas.

    Hay bastante polémica, con sus consiguientes bandos, que ha coincidido con unas jornadas dedicadas a la Concordia, de la que sabemos algo desde que San Juan de Sahagún pacificó a los bandos salmantinos. Hay una Casa de las Batallas, en la calle de San Pablo, que se llamó así, pero muchos la llaman de la Concordia por el lema que orla su entrada: la concordia genera amor, la ira genera odio, viene a decir. Concordia es el nombre de la plaza que albergó el Cuartel de Julián Sánchez, El Charro, que es conocida como plaza del Corte Inglés o del “Charro”, por el centro comercial y el centro cívico, respectivamente. Hoy interviene en el ciclo Marcelino Oreja, político de la Transición, marqués de Oreja y premio Carlos V. Quiere a esta ciudad. Sin haber sido alumno de ella, siente un cariño especial por la Universidad de Salamanca, donde tanto predicaron por la concordia Fray Luis de León o Francisco de Vitoria, pero también otros como Francisco Tomás y Valiente.

    Alfonso X, el Sabio, cerró la trilogía fundacional de la Universidad de Salamanca, que abre su abuelo, Alfonso IX y continúa con su padre, Fernando III, el Santo. Ayer se cumplieron ochocientos años de su nacimiento. Fue el rey que ordenó al Concejo que defendiese al Estudio, confirmó privilegios, organizó cátedras, creó la primera biblioteca universitaria y la primera cátedra de música del Mundo. Aquí. En una de sus Partidas –pensando en Salamanca, seguro—ordena que la ciudad que quiera Estudio debe contar con “buen aire y hermosas salidas”, pero también dignos alojamientos y buenos abastos. No hay mejor definición que la suya de una universidad: “ayuntamiento de maestros y escolares en un lugar con la voluntad y entendimiento de aprender los saberes”, y con esto cargan Ricardo Rivero y Mariano Esteban, candidatos a Rector, con sus respectivos bandos, en su campaña electoral de estas fechas. A organizar ese ayuntamiento y darle toda la luz posible, más de la que ofrece Vigo en Navidad. Al Rey Sabio le hemos dedicado un congreso internacional, una sorprendente exposición documental en el claustro universitario y un concierto anoche, en Fonseca, con el título “As festas do año”. Como la Navidad. En el congreso están implicados dos de nuestros talentos literarios, Pedro Cátedra y Francisco Bautista, y aborda el poder de la literatura. Algo sabemos de ello en esta ciudad nuestra, con sus bandos, sus concordias y sus turroneras.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png