05 diciembre 2019
  • Hola

Alcalde, así no

20 sep 2019 / 03:00 H.

Decía Carlos García Carbayo que no quería ser ejemplo de nada pero que Pedro Sánchez podría haberse fijado en Salamanca para gobernar en coalición, pero que el presidente en funciones se ha mostrado incapaz de llegar a acuerdos. No le falta razón porque, al menos de momento, el acuerdo PP-Cs funciona y Pedro Sánchez, ególatra habilidoso e incansable, sólo se ha mostrado cómodo cuando después de activar la guillotina en su partido pudo comenzar a dialogar de puertas adentro consigo mismo, que es lo que le gusta y busca.

Ahora llegamos a elecciones de nuevo porque el presidente en funciones se niega a compartir el Gobierno por el simple motivo de que todo debe girar en torno a su imagen y se niega a ceder un ápice de protagonismo compartiendo sillones del Consejo de Ministros “A” con Unidas Podemos o programa con Ciudadanos y PP. Por mucho que se quejen Casado y Rivera, nadie puede acusar a Pedro Sánchez de desplazar a unos partidos para acercarse a otros porque ha humillado por igual a PP, Cs, Unidas Podemos y ERC. Sí salva al PNV, al que le permite todo y, por supuesto, a sus socios de Bildu. Al resto, a aquellos con los que podía pactar para gobernar, les ha mirado desde el Falcon, con las gafas de sol puestas y más pendiente del vídeo que grababa.

Para resaltar lo sexi que es tiene a su propio alcalde, que es Óscar Puente, su colaborador infatigable desde Valladolid, aprendiz aventajado del bulldog que en su día representó Francisco Álvarez-Cascos. No se sabe qué tendrá preparado para la campaña electoral, pero en la anterior nos deleitó con esa horterada del PSOE “nuevo y sexi” que presentó y ahora, en precampaña, ha empezado la guerra sucia, en la que se mueve como pez en el agua, con esa imagen robada de Albert Rivera tomando un café en el bar del Congreso de los Diputados con Pablo Iglesias. Hasta Meritxel Batet ha tenido que recordar a sus señorías que está prohibido difundir imágenes de las sesiones y de espacios en torno al hemiciclo pero, como no podía ser de otra forma, no tomará ninguna medida contra Puente con la excusa de que no es diputado. Como si en el caso de que la imagen perjudicara a Sánchez la actitud de Batet hubiera sido la misma.

Bulldog Óscar Puente difundió la foto y cuando estaba a punto de ser sepultado por las críticas, esparció el excremento de su acción comparando esa imagen de Rivera e Iglesias con la de Aznar y Anguita tomada en el mismo lugar: un bar donde al parecer todos en algún momento de la legislatura se toman un café con todos.

A lo mejor es que Óscar Puente sólo puede tomarse cafés con Pedro Sánchez o con la gente que considera de bien del PSOE, porque también ha demostrado que aparte de no hacer prisioneros, antes de ejecutarlos los humilla en lo posible, como hizo difundiendo un vídeo de su excompañera Soraya Rodríguez.

Bulldog Puente muerde a todo lo que pasa, incluso a los pactos que su presidente es incapaz de conseguir. Así, muerde a Igea picándole con Fernández Mañueco pero, de momento -no se sabe lo que ocurrirá cuando estén inmersos en campaña- la imagen que transmite la Junta es, para disgusto de Puente, la de una coalición de Gobierno que funciona. De hecho, llamar a Alfonso Fernández Mañueco ‘monarca’ le ha costado a Óscar Puente ser tildado por Francisco Igea de ‘bufón’. A pesar de que pocos apostaban por ello, Fernández Mañueco e Igea también le puede dar a Sánchez una lección de cómo se llega a pactos y se trabaja en coalición.

Y el tercer alcalde protagonista es el de Madrid, que está siendo la gran revelación de la política española. Sin perder el tono ni pesarle la exposición mediática de la bronca con su amigo de Gobierno, puso ayer en su sitio a Vox por ir por libre a la protesta contra la Violencia de Género. Y por si fuera poco lamentó que Carmena no estuviera en el Ayuntamiento porque un alcalde es fuerte cuando la oposición, dijo, también lo es. Lección de pactos, lección de elegancia política. Y mucho que aprender para un Óscar Puente que bucea en la política de alcantarillas. Alcalde, así no.