29 noviembre 2021
  • Hola

3 Savile Row

22 nov 2021 / 03:00 H.

    Finales del siglo XVIII. En la Cork Street del Mayfair londinense se abre la primera sastrería de la zona, que va adquiriendo fama por la calidad de sus terminados y por la novedad de sus diseños. Cincuenta años después, en la mitad del siglo XIX (1846), un sastre llamado Henry Poole, especialmente creativo –se cree que fue el creador del esmoquin–, abrió su propio establecimiento en la vecindad. Poole se instaló en Old Burlington Street: una calle paralela a Old Burlington, Savile Row, servirá de referencia para mencionar ‘la calle de los mejores sastres de Londres’, o ‘la calle palaciana (o palaciega) de sastres de Londres’.

    El tiempo pasa, y los negocios decaen cuando no se actualizan, En la década de los sesenta del siglo pasado aparecen en Savile Row empresas de los más variados percales. En el número 3 se levanta algo que los lugareños llaman ‘Edificio Apple’. Lo frecuentan unos jóvenes de Liverpool que dejan un rastro de humo muchas veces no identificable con el que suelta el tabaco. Son cuatro melenudos que se han venido desde los estudios de grabación de Twickenham (son músicos o algo parecido), que les parecen técnicamente hostiles, y se han asentado en los estudios de Savile Row, mucho más cómodos y accesibles. Los cuatro músicos tienen tres propósitos. 1. Grabar un disco con 14 canciones, 2. Registrar en un filme su proceso creativo y 3. Ofrecer a los vecinos del barrio de Savile Row un concierto en directo desde la terraza del Edificio Apple.

    Habían pasado tres años desde el último concierto ofrecido por los Beatles en su ruta norteamericana (San Francisco, Candlestick Park, 29 de agosto de 1966). Variados factores habían intervenido para acabar con los conciertos multitudinarios. Uno de ellos era que les resultaba imposible no desafinar como gatos en celo porque el ruido de los asistentes al concierto (ruido en forma de chillidos, gritos, gemidos...) ahogaba el sonido de las voces y guitarras. El 30 de enero de 1969, en pleno proceso de desintegración de la banda, los Beatles subieron a la azotea del edificio de Savile Row el aparataje necesario y ofrecieron a los transeúntes y tenderos del barrio su último concierto, que duró unos 40 minutos, justo hasta el momento en que intervino la policía, alertada por algunos vecinos poco acordes con el transcurrir de la historia.

    También será historia de la música pop otro acontecimiento memorable que se ofrecerá en tres capítulos los días 25, 26 y 27 en la plataforma DisneyPlus: no se lo pierdan, por favor. Lo recordarán toda la vida.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png