La prolífica abuela

12.01.2019 | 04:45
Alberto Estella

Cuando creía que el centro y la derecha españoles no admitían más división, surge un partido nuevo, "Contigo somos democracia". Contigo aprendí —canta Armando Manzanero—, que existen nuevas y mejoras emociones, contigo aprendí a conocer un mundo nuevo de ilusiones€ Otra canción dice sin mí no eres nadie, pero digo yo que con o sin el nuevo partido seguiremos siendo democracia. Se trata de una ramita caída del PP valenciano, el diputado provincial José Enrique Aguar. Ha logrado tener representación en más de veinte provincias, se ha constituido en Salamanca y está a punto de hacerlo, pásmense, en Vitigudino. Éramos pocos y parió la abuela. No era suficiente con los "trillizos" venidos al mundo desde tiempos de Fraga (inspirador de Reforma Democrática, luego de AP, al fin del PP) y Adolfo Suárez (líder sucesivamente de Unión del Pueblo Español, Unión de Centro Democrático, Centro Democrático y Social, y adiós). No basta con ese tripartito andaluz (PP, Ciudadanos, VOX), que gobernará como bipartito, con apoyos ocasionales del colectivo de Abascal, que dicen de ultraderecha pero ha llegado con vocación de crecer. Hala, otro más y ya son cuatro los partidos que se declaran posicionados en la zona templada de la vida pública. Pero los partos podrían continuar, porque el centro hispano —derecha e izquierda—, semeja una matrioshka rusa, esas muñecas de madera que todo buen turista debe traer, de cuyo interior van saliendo muñequitas cada vez más pequeñas.
Cuando digo que parió la abuela, naturalmente no me refiero a la mía, Pura, que alumbró más de veinte hijos. Trato de la democracia española, capaz de traer al mundo partidos, partidazos, partiditos€ como aquellos ¡más de doscientos!, que vinieron a este disperso mundo, tan español, cuando se legalizaron. Fue la famosa "sopa de letras", por no decir de siglas, de 1977, que precisaban diccionario para diferenciarlos. Bien es verdad que luego vino el sano bipartidismo PP-PSOE, pero salieron a la disputa de la tarta Ciudadanos y Podemos, y ahora irrumpe VOX. En Salamanca, en los últimos comicios, sacó apenas ochocientos votos, cosechados por quien se autodenomina "perrito sin alma", pero sin duda se multiplicarán en mayo.
Uno anduvo en los orígenes de este "negocio" —entonces no lo era—, mantiene una regular memoria, coordinó el libro "La transición en Salamanca" y amenaza con escribir, a cachos o entera, nuestra historia política, empezando por recordar que Jesús Málaga no hubiera sido el primer alcalde de la democracia si se hubiera impuesto el todavía discutido criterio de que "la alcaldesa" (como la llamaba en la campaña el propio Málaga) fuera la cabeza de la lista mas votada: UCD, Pilar Fernández Labrador. Seguimos igual. Javier Arenas no fue presidente de Andalucía en 2012, siendo el más votado y mira por cuánto su discípulo Juan Manuel Moreno va a serlo ahora con la mayor derrota histórica del PP andaluz, y dejando a la ganadora, la faraona socialista, compuesta y sin novio.
Pero el tripartito andaluz ha hecho públicos, transparentes, sus acuerdos, que solo escandalizan a los perdedores. No como Pedro Sánchez, 84 escañitos, su particular adiós a las urnas, fuera luz y taquígrafos, vengan muñidores, mercadeo, cesiones inconfesables y pactos oprobiosos con grupos de toda calaña. A ver quién es el guapo que le saca de Moncloa.
Una personalidad tránsfuga, que después del desastre de UCD de 1982 no logró captarme (reengancharme, me dijo solemnemente tapándose la nariz : "hueles a cadáver político". Pero entonces los cadáveres políticos no olíamos a ocena, sino a esforzados patriotas derrotados en un episodio pasajero. Éramos presentables, aunque nos callamos como muertos. Resignamos decentemente el poder y regresamos limpiamente a nuestra profesión —que no era la política—, a cavar nuestro huerto, a ganarnos la vida en los respectivos oficios. ¿Qué ha pasado después? Que la política se ha llenado de profesionales, que si les privas de sueldo y dietas no saben defenderse, porque no tienen oficio conocido. ¿Se imaginan el destete de miles de andaluces colocados por el PSOE en 37 años, que en breve verán su pesebre vacío y los establos cerrados? Incluso vacas a medio asar con los billetes que apañaron impunemente. Una tragedia nacida del ignominioso enchufe político español.
¿No quedamos en que Rivera, fundador de Ciudadanos, perteneció a Nuevas Generaciones del PP; que del PP salieron Ortega Lara y Santiago Abascal para fundar VOX; que del PP era también el diputado valenciano que ha creado "Contigo somos Democracia"? El fenómeno se asemeja a la partenogénesis. No es extraño que Susana se quede al acecho y Pedro Sánchez se frote las manos. "La derecha sin remedio" que escribió De la Cierva. Torpe, fratricida, cainita. Lástima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad