La Constitucion, "educador" y la "mili"

07.12.2018 | 04:45
La Constitucion, "educador" y la "mili"

Me acuerdo perfectamente de lo que hacía el 6 de diciembre de 1978, día del referéndum de la Constitución: andaba por Jaca, en la "mili" y echando de comer al caballo "Educador". Estábamos acuartelados, como sucedía en aquellos tiempos cuando había citas con las urnas, y se habían suspendido todos los permisos. Esta misma situación se repitió en 1979 en torno al 1 de marzo (elecciones generales) y el 3 de abril (primeras elecciones municipales). El resultado fue que nos tiramos unos cuantos meses sin jornadas de asueto, que era lo más preciado para los que nos encontrábamos en el Servicio Militar hace cuarenta años. Recuerdo una anécdota de la que fui protagonista en aquellas citas electorales. Por el puesto que desempeñaba en las oficinas de la plana mayor del batallón, cayó en mis manos un escrito en el que se recordaba a todas las unidades la obligación de dar permiso a aquellos soldados o mandos que hubiesen sido designados como miembros de las mesas electorales, en cumplimiento de una decisión del Consejo de Ministros. Rápidamente llamé al alcalde de mi pueblo y pedí que me nombrase presidente de la mesa, como así hizo. Recibí la citación correspondiente, que pasé junto a la normativa al teniente coronel, que no lo vio muy claro, por lo que me pidió que escribiese (oficiase, se decía) a la Comandancia Militar de Jaca para que decidiese. Entre unas cosas y otras eran cuatro días de permiso. Como no llegaba la respuesta y se acercaba la fecha, pregunté a mi jefe y me respondió que no esperase ni contestación por escrito ni permiso, porque el general de Brigada, comandante militar de Jaca, había dicho de viva voz que el Gobierno y el Consejo de Ministros podían decidir lo que quisiesen, pero que allí el que mandaba era él y por sus "c€€" no se movía nadie. Así que mi gozo en un pozo.
Escribo lo anterior porque creo que refleja en parte el ambiente que se vivía en aquellos años, en los que España se abría a la libertad y a la democracia, no sin grandes esfuerzos. La verdad es que me hubiese gustado presidir la mesa electoral del referéndum, porque mis primeros pasos como informador, para un periódico regional de nuestra tierra ya desaparecido, coincidieron con los debates y negociaciones sobre la que luego sería la Constitución de 1978, proceso que seguí muy de cerca con entrevistas incluidas a los protagonistas de aquellos momentos. Eso, hasta julio de 1978, cuando esta tarea se interrumpió por la "mili". Si entonces me hubiesen dicho que bajo esa Carta Magna España iba a conocer el periodo de mayor libertad política, de prosperidad económica y de cambio social de su historia, me hubiese costado mucho trabajo creerlo. Y así ha sido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad