Ruido de fondo

10.11.2018 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

A Francis Lai, a un hombre,
y a una mujer

Sin duda alguna el "ruido de fondo" del que hablaba Don DeLillo en su novela homónima se ha instalado entre nosotros, y además del barullo radioeléctrico y tecnológico al que se refería el escritor de Nueva York, aquí le hemos añadido el follón, el griterío, el insulto, la soberbia del ignorante€ del parásito€ Como soñó Zapatero, todos iguales y todos jodidos en un mundo en tinieblas, sin esperanza, sin futuro€ ¡y sin pasado! Y justo aquí, en un agujero negro de nuestra propia Historia, hemos caído; un agujero en el que sólo se escuchan leves quejidos, pues la mayoría o hemos muerto o nos hemos autoexiliado, y sobre todo un coro de exabruptos, el ruido de fondo, cada vez más grueso y vulgar, más cargado de odio y resentimiento. Tenía razón Alfonso Guerra, uno de los que ahora reconocen que se les fue de las manos "el cambio", cuando dijo que a España no la reconocería ni la madre que la parió. Y así ha sido. Los que aún no peinamos tantas canas, echamos la vista atrás treinta años, y treinta años no son nada, y no se alcanza a ver qué era aquello y, sobre todo, no alcanzamos a ver cómo hemos llegado hasta aquí, a esta sociedad enferma y perdida, sin orden ni concierto. Pedro Sánchez a los mandos del robot desprogramado. De locos.
Cada mañana, lo confieso, me despierto creyendo que estoy teniendo una larga y terrible pesadilla. Pero no: es real, un agujero real llamado España en el que cualquier memo puede cuestionarlo todo, la Corona -unidad de nuestra nación-, los muertos de ETA, o directamente "cagarse en Dios" en un pleno municipal, como sucedía ayer en Salamanca por boca de una concejala de Ganemos (¿ganemos qué?) con aspecto de monja seglar. Aquí, quien no aspira a su segundo de gloria, no descansa. Y para ello, les vale todo, principalmente la provocación constante como vía de llamar a la violencia Y no, "no way José", no vale todo y menos si el camino que está trazando la izquierda es una dictadura de corte populista una vez arrasada la libertad, que es en lo único que están. El PSOE o lo que quede del PSOE, ay qué pena, incluido.
Hablan de libertad de expresión cuando no saben ni qué es libertad, ni cómo se gana -y menos estos bocazas de "Barrio Sésamo"-, ni qué es expresión, pues carecen de tal capacidad más allá de soflamas incendiarias o de "cagarse en Dios", el summum intelectual de un representante público. Es lo que ellos llaman "dialogar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad