De puente a puente

10.11.2018 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Parece el juego de la oca, pero no lo es. De puente a puente es una realidad, y cuantos más a la vista haya, más largos sean y más seguidos estén, mejor. Hemos dejado atrás el de Todos los Santos y ya estamos en mitad del de la Almudena. Este puente sin ser nuestro, nos afecta de lleno, como nos afecta de lleno todo lo que se mueve en Madrid. Nos tienen a un paso y aquí se nos presentan los madrileños huyendo de la gran ciudad, que tiene muchísimas ventajas pero también muchísimos inconvenientes, que lejos de solucionarlos quienes en sus manos debería estar, se agravan día a día por la acción de un Ayuntamiento que no está a la altura de esta gran y variopinta urbe por la que siempre se pudo andar y hoy la tiene toda ella patas arriba, sucia y con sus calles okupadas por quienes impiden pasearlas, motivos por los que el madrileño escape buscando un acomodo que en su pueblo (Villa y Corte) no encuentra por mucho que busque allí donde antes lo hubo.
Pues aquí los tenemos otra vez disfrutando de una ciudad pequeña y, por ello, cómoda, acogedora y hospitalaria, que trata a cuerpo de rey a quienes vuelven a ella por las razones mil veces repetidas, dichas por otro con autoridad para ello, razones que yo aquí y ahora no pienso repetir. Animada está la ciudad, el tiempo no acompaña mucho pero da igual, Salamanca tiene lo que tiene haga el tiempo que haga, y así, según esté el tiempo, de día o de noche, se ve distinta.
El turismo es nuestra industria, nos va bien y no podemos quejarnos. ¿Que podría ir mejor? Sin duda alguna, pero también peor, que no es el caso. De hecho mejorando vamos. Y Madrid es nuestro mayor proveedor de turistas. Lo he dicho muchas veces y lo repito otra más. Es un filón inagotable, que tenemos a mano y hay que cuidarlo, o sea, saberlo explotar, y mucho de lo que aquí se organiza y se celebra es pensando en Madrid como lo que es: un inmenso filón que nos nutre más que ningún otro.
A lo de siempre Salamanca le añade más, y al VIII Centenario de su Universidad, que viene siendo un goteo contínuo de celebraciones, actos y acontecimientos en torno a la efeméride, se suma "Contrapunto 2.0", que es la exposición conmemorativa de los veinticinco años de "Las Edades del Hombre" en la Catedral Nueva, otro atractivo que se une a los que siempre hay, porque Salamanca es mucho más que la rana y el astronauta, en el que, dicho sea de paso, muchos ven lo que no es ni hay.
Pues en mitad de este puente estamos y ya tenemos puesto la vista en el siguiente, en el de la Constitución. Aún queda casi un mes y todo hace prever que habrá llenazo.
Miramos el calendario y vemos que el año, como el tablero de la oca, está lleno de puentes. Pues menos mal, porque de no ser por ellos qué sería de nosotros tan hechos a esta filosofía de la vida que nos pone a huevo, porque mientras estemos de puente no estamos en otra cosa. Bastante tenemos que soportar entre puente y puente —periodos de tiempo más o menos largo en los que se concentra toda la sustancia de una actualidad que últimamente no da para muchas satisfacciones—, por eso un puente de vez en cuando viene bien a los de siempre. ¿Y quiénes son los de siempre? Los paganos de todo, hasta de los impuestos hipotecarios, los pague la banca o el sursuncorda por sentencia judicial o por antojo gubernamental. ¿Hay alguien que lo dude?
La verdad es que no entiendo esta guerra. ¿En defensa de qué intereses y de quiénes se ha declarado? Porque el interés de los de siempre queda lejos de las intenciones de esos que se pelean sin cuartel en este sucio campo de batalla.
En solo un rato, mientras escribo lo que usted lee, me llegan noticias que alertan del sindiós en el que nos han metido, por un motivo u otro todas preocupantes, como que salga Sánchez a cuento de las hipotecas a decir la majadería de que "democracia es que no paguen siempre los mismos", quien con semejante definición revela el paupérrimo concepto que tiene de todo, porque si para él eso es la democracia, apaga y vámonos. Esto es solo un perdigonazo de un bombardeo mareante de actualidades, todas ellas por las conquistas del Gobierno que él preside aliado con los peores enemigos para ganar una guerra perdida, sí, perdida por los de siempre.
¿Para cuándo el próximo puente? Rápido, porque a este paso no llegamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad