Desconocer nuestro entorno

13.10.2018 | 04:45
María Eugenia Bueno Pastor

¡Pero qué demonios nos pasa! Tenemos que soportar una catástrofe para ser conscientes de que la naturaleza tiene sus propias normas. Desde la noche de los tiempos el hombre ha respetado la naturaleza, la ha observado y ha sido consciente de que contra ella, poco se puede hacer. En la antigüedad también han existido casos flagrantes de la falta de consideración hacia ella y las consecuencias fueron devastadoras, como Pompeya, que fue literalmente engullida por la fuerza del Vesubio. Pero desde este ojo que observa ellos tenían muchos menos conocimientos teóricos y tecnológicos para ser conscientes de los "rugires" del planeta, de los que hoy tenemos.
En la actualidad, la soberbia humana pone en riesgo vital a muchas personas en el planeta. Hemos invadido torrentes, edificado en las ramblas, construidas autopistas en zonas de avenidas de evacuación histórica de agua hacia el mar, las torrenteras naturales las hemos taponado de hormigón, hemos construido al lado del mar apartamentos y hoteles de lujo€ olvidando el clima, el suelo y la fuerza de la naturaleza en su conjunto.
En este mundo lleno de tecnología, conocimiento, información€ nos olvidamos de que cuanto somos y tenemos, tiene un substrato terrestre que se mueve y que nada tiene que ver con nuestra manera de movernos. La tierra la llevamos estudiando desde la antigüedad y sabemos mucho de ella, pero hoy en día parece que no importa nada, que esta humanidad tan evolucionada lo puede todo, y nada más lejos de la realidad.
Cuando se habla de escuchar al planeta siento que estamos ¡tan lejos de las civilizaciones antiguas! que me avergüenzo de nuestra supuesta superioridad. Ellas respetaban tanto la naturaleza y su fuerza que incluso ofrecían sacrificios humanos para apaciguarla y la consideraban una deidad adorable. Hoy despreciamos su sustancia y su sabiduría. Créanme que si un día despierta la tierra, no seremos nada contra su fuerza y su poder. Cada pocos minutos hay catástrofes terrestres, meteorológicas, eólicas, marinas€ y aquí estamos sin respetar aquello que conocemos y que, a sabiendas de que sucederá, ahí seguimos pensando que a nosotros eso no nos pasará. "La localidad más afectada por las tormentas fue Sant Llorenç des Cardassar, tras desbordarse el torrente que atraviesa el pueblo" Cuando un torrente atraviesa un pueblo... ¿qué decirles? o está tremendamente limpio y canalizado o en otros diez o quince o veinte años volverá a pasar exactamente lo mismo. Y esto no es un problema del cambio climático, es un problema del no conocimiento del clima actual. La naturaleza hay que cuidarla, hay que arreglarla, hay que invertir en su salud y en evitar desde el origen fuegos, avenidas, torrenteras, lodos€ Y lo peor de esto es que hay catástrofes evitables, simplemente actuando con el conocimiento de nuestro entorno y escuchando a los expertos en suelo y la climatología.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad