Rafael Nadal Parera

12.10.2018 | 04:45
Fernando Población

Cuando pensaba que no se podía admirarle más, cuando pensaba que ya lo teníamos tan elevado a las alturas que era imposible subirle un escalón más, justo en ese momento, llega este hombre y nos vuelve a dejar a todos patas arriba, con la boca abierta, el pecho lleno de orgullo y una cierta humedad en los ojos.
Porque ante el desastre acaecido en Mallorca, su tierra (un abrazo grande a todos los que han sufrido estos días), Rafa sale en su máxima expresión, se mete en el barro y arriba el hombro. Y no, no es una metáfora, con otro quizá podría serlo, pero no es su caso. Este hombre literalmente se puso las botas de agua y se fue a ayudar a sus vecinos.
En un primer momento su habló de que había abierto las puertas de su academia para ayudar en todo lo posible, y ya me pareció un detallazo, pero cuando llegaron las imágenes de Rafa ayudando a los vecinos, entendí que, como muchas veces ya ha hecho en las pistas, cuando crees que este súper hombre ya no puede sorprenderte siempre estás equivocado.
Y es curioso el contraste de las fotos entre Nadal, Sánchez y Casado. Mientras que Nadal huyó de las cámaras, intentó que no salieran esas imágenes, y se le veía manchado de arriba abajo. Los otros dos€ Pues ahí aparecieron, perfectamente trajeados, impolutos, pendientes de las cámaras, ganando votos. En tiempo del "buenismo", del "bienquedismo", yo me quedo con el "nadalismo".
Ahora que nos atacan por los rincones estos que se hacen llamar coaches, que pretenden darte la fórmula de la felicidad, las claves para dirigir tu vida, a mí se me ocurre algo que puede conseguir que seas mejor persona y mejor profesional. Siempre que tengas una duda piensa ¿qué haría Rafa Nadal?
Sé modesto, sólo eres una persona. Si alguien necesita ayuda, dásela. Sin aspavientos, sin pedir aplausos, sin meter favores en tu haber. Si las cosas se ponen difíciles, si parece que no lo vas a conseguir, no te rindas, lucha, déjate la piel, ve al límite. Y si al final resulta que alguien es mejor que tú, felicítale de corazón, pero vuelve a preparar para que la próxima vez sea él el que tenga que felicitarte a ti.
Apuesto por el "nadalismo" como normas de comportamiento, Rafa Nada es un ejemplo a seguir. Y además es del Madrid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad