EN DIRECTO
2ª B | Guijuelo 0 - Coruxo 0 (final)

Nos queda Nadal

12.10.2018 | 04:45
Susana Magdaleno

Nadal se ha atrevido a quitar barro sin pedir permiso y le ha pasado lo que se ha visto: que le han llovido tortas en España por figurón.
Y es que ahora mismo, después de lo visto con la propuesta de presupuestos firmada ayer por PSOE y con la letra de Podemos, la libertad del ciudadano queda en segundo plano, como se ve con la potestad del Ayuntamiento de fijar un precio máximo por alquilar vivienda. De ahí a que el Gobierno se quede con la casa y la alquile directamente, va un paso. De ahí a que España empiece a ser Venezuela, país idílico para Podemos, otro.
Con la medida de alquiler, el inquilino aplaude porque queda tan abierta la forma de regularizarlo que más de uno empieza a plantearse la posibilidad de mudarse a la Gran Vía o a la Rúa con un alquiler adaptado a lo que gana, que puede ser nada, y por una duración de cinco años. Además, el arrendatario tiene que pagar los gastos de gestión inmobiliaria y de formalización de contrato y si le destrozan la casa se aguanta, que para eso es "rico" (aunque se la comprara como forma de ahorrar en lugar de gastárselo en vicios).
Si hasta ahora había un problema con los okupas, a partir de esta regulación contraria al libre mercado el camino está abierto para que España sea el país de las oportunidades del que no hace nada. La oferta privada de pisos en alquiler tiene que ser completada con un aumento de la oferta de vivienda pública para alquilar, pero no a costa de castigar a los propietarios.
Si se quiere moderación en los precios de alquiler, un camino es construir viviendas sociales a precios asequibles, de alquiler y venta para que se regularice el mercado, pero en todos los barrios, también en la urbanización de lujo de Pablo Iglesias. Por cierto, si la casa de invitados de su espacioso jardín está libre, lo suyo sería que diera ejemplo y la alquilara en las mismas condiciones que figuran en su propuesta de presupuestos, con un precio ajustado a la demanda de quienes desean vivir en ella. El problema es que Podemos no quiere esta solución porque prefiere marcar el camino hacia el comunismo. Y sabe que Pedro Sánchez es un blanco fácil porque es capaz de cualquier concesión con tal de quedarse en La Moncloa. Y aún le quedan regalos al PNV y a los independentistas catalanes.
De momento Podemos ya tiene su experimento con el alquiler fijo de pisos estilo Venezuela. Allí el poder chavista se caracteriza por la política de precios fijos: los decretó para productos básicos con el fin de proteger a las clases más humildes y sucedió lo contrario: la gente compraba productos en los supermercados para venderlos en el mercado negro y la población malvive desabastecida. También incrementó el salario mínimo por decreto 44 veces y, por lo anterior, no da para comprar una cesta básica de comida.
En el alquiler también Venezuela es modelo para Pablo Iglesias. Allí se aplicó el anhelo de Podemos de prohibir los desahucios y, automáticamente, desaparecieron las viviendas en alquiler porque los propietarios no se arriesgaban a perderlas o a vivir arruinados por inquilinos morosos. A su vez, Venezuela se ha convertido en objetivo de grandes inversores extranjeros, que apuestan por viviendas de lujo compradas a escondidas en dólares.
El otro experimento de Podemos es la moneda. Carmena habla en Madrid de pagar a los proveedores en "Madroños" para obligar a consumir en la ciudad, porque sólo son válidos allí. En este caso lo primero que tendría que hacer sería cobrar su sueldo en esta moneda, igual que Ada Colau tendría que hacer lo mismo en REC. El proveedor, además de cobrar cuando el Ayuntamiento quiera, tiene que gastar donde le digan. Una más del comunismo.
Pssss. Llega Nadal, se pone como un voluntario más a limpiar el barro y ofrece su academia para alojar a gente que lo ha perdido todo y va el idiota de turno -"engreído, sin fundamento para ello", según la segunda acepción de la RAE- y le critica, como si alguien como él necesitara este tipo de gestos para ser el número uno. Molesta que siempre se envuelva en la bandera de España y presuma de ser español y que en su día criticara el pacto de Gobierno y pidiera elecciones. Qué pena de "cortos de entendimiento" o idiotas (segunda acepción de la RAE).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad