Exámenes en Setiembre

11.08.2018 | 04:45
Alberto Estella

"Al atardecer de la vida, te examinarán del amor", dijo San Juan de la Cruz, y lo escuchamos en cada funeral, mientras el cadáver ya está enjuiciado por el único que puede hacerlo, además del forense. No sabemos si aprobó o ha salido por la puerta de los carros. El más grande místico escribió versos tan hermosos que, además de los poetas —de los que es patrono—, lo veneramos tres Iglesias, la Anglicana, la Luterana y la Católica. Mientras el cura recuerda esas tan bellas como alarmantes palabras, los asistentes hacemos nuestra propia instrucción sumarial, repasamos la vida del difunto, ya calladito, sin poderse defender, y lo sentenciamos. Afortunadamente, el Juicio Final lo hace quien lo hace, y Él pone a su derecha a los corderos —como Teresa de Calcuta—, y a su izquierda a los cabritos —estilo Santi Potros—. (Coronando el imponente retablo mayor de nuestra Catedral Vieja, están los condenados en coripatos y los buenos con un alba inmaculada).
El caso es que en este año no sé a cuántos velatorios, responsos, celebraciones de la palabra o funerales he asistido, con difuntos de córpore insepulto que hubieran tenido que estar en mi propio entierro. Es decir, que por decisión del Juez Supremo, en vez de acudir ellos a mis exequias —como hubiera sido lógico—, yo he ido a expresar mi condolencia a los suyos. Es injusto, pero es así. He perdido la cuenta, quince, acaso veinte, hace pocos días, doblete. No llevo lista, pero acopio recuerdos, vivencias, afectos, y un estéril deseo de ¡que no se mueran, coño!, que son parte de mi vida. Quien yace delante sin duda me enseñó muchas cosas, me hizo reír, acaso llorar, nos quisimos, trabajamos, comimos, bebimos o nos divertimos juntos, y llega la flaca, la jodía de la guadaña, y ¡hala!, otro al cementerio. Con razón decía Ferino que se mueren los buenos, habiendo tanto cabrón suelto que no se coge ni un mal catarro. No recuerdo quién dijo que nada de la soledad de los muertos, de Bécquer: ¡Dios mío, qué solos nos quedamos los vivos!

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad