La mina de Retortillo y el PSOE

09.08.2018 | 04:45
Pepe Casamar

Vaya por delante mi admiración y aprecio hacia Fernando Pablos por su profesión y por su cabeza para la cosa de ciencia exacta; me parece admirable su dedicación al estudio y a la enseñanza de, para mí, tan desagradable materia. Durante mis primeros años de bachillerato conocí a dos profesores extraordinariamente buenos como enseñantes y como personas: don Alejandro Cuesta y don Ramón Morales y ninguno de los dos fue capaz, no por su culpa sino por la mía, de meter en mi cerrada mollera el intrincado mundo de los números.
Por eso admiro al jefe de los socialistas de la provincia, por eso y nada más que por eso porque mi aprecio y admiración se convierten en desprecio y animadversión política por la manera que tiene al gestionar su cargo movido solo y exclusivamente por su sectario y cegato partidismo. Si no es así, ¿cómo se puede explicar que Fernando Pablos, secretario general del Partido Socialista de la provincia de Salamanca y procurador de las Cortes de Castilla y León se dedique en cuerpo y alma a poner palos en las ruedas del esperanzador proyecto, ya realidad, de la mina de Berkeley en Retortillo? Ahora este hombre exige que se repita la evaluación de impacto ambiental ¿para qué? Pues está claro, para retrasar la puesta en marcha de la mina. ¿Por qué razón Pablos se reúne solo con los detractores y nunca con que están a favor que son legión? Por su cargo de procurador de Castilla y León tiene la obligación de atender a todos los ciudadanos que para eso le pagamos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad