Otro Pablo Casado

08.08.2018 | 04:45
Susana Magdaleno

Pablo_Casado de momento no puede ser el Pablo Casado que es desde hace un mes, cuando ganó las Primarias del Partido Popular a_Soraya Sáenz de Santamaría y se convirtió en presidente del Partido Popular.
Ni siquiera puede ser el de hace unos días, cuando se había convertido en el azote de Pedro Sánchez y puesto en un callejón con difícil salida a Albert Rivera.
Pablo Casado es otro desde que el caso de su máster se ha elevado al Supremo porque la jueza sospecha que le regalaron el título y ve indicios de delitos de prevaricación y cohecho impropio. Es decir, que considera que el título fue una prebenda y que Casado tuvo una participación activa como cooperador necesario porque se matriculó, pagó las tasas...
Ahora mismo tiene poco recorrido el debate en relación a que se trate de una persecución, lanzado por Casado y su equipo, o el de que parezca una exageración la investigación penal por unos delitos que parecen más propios de la vía administrativa.
Hasta que la Sala de Admisión del Supremo decida si admite la causa o no, algo que parece que no ocurrirá hasta otoño, Casado deja de ser el flamante presidente del Partido Popular y se convierte en el pim pam pum de la oposición. Esto, para jolgorio de Pedro Sánchez, que se libra así de su principal rival, y de un Albert Rivera que estaba desubicado porque veía que su discurso empezaba a ser un sucedáneo del pronunciado por el PP.
Pero despierta el "caso máster" -que estaba ahí ya cuando los compromisarios eligieron a Casado- y el líder del PP se sitúa en el foco porque en unos meses puede pasar a ser investigado -si tras el informe fiscal el Supremo da el paso y se dirige al Congreso de los Diputados para presentar el suplicatorio- o quedar todo en nada porque la causa sea devuelta a la jueza, que podrá seguir investigando pero sin que afecte ya a Casado.
Si la situación es grave, al elevarse el caso al Supremo en pleno mes de agosto, el eco mediático es atronador y deja aún más atado, si eso aún eso es posible, a Casado. Si a esto se suma que la jueza es de corte conservador, fue asesora del Ministerio de Justicia de Catalá, tiene una preparación brillante y está curtida en investigaciones como la del caso Malaya, las "armas" de la oposición son tremendas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad