Purga mezquina

06.08.2018 | 04:45
Purga mezquina

En este país la profesionalidad, la entrega, la independencia y la firmeza se castigan. Es así de triste. Y más cuando están los políticos de por medio. Ellos quieren súbditos, subordinados, palmeros y meapilas. Incluso al mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. A lo largo de nuestra democracia, los gobiernos de distinto signo han tenido un afán por dominar, antes de cualquier cosa, una serie de estamentos estratégicos. Uno de ellos es la televisión pública, y otro, el que forman el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil. Algunos lo han hecho con más descaro que otros. Y los que ni tan siquiera lo hicieron, pagaron las consecuencias. Sino que se lo digan a José María Aznar y al "avispado" ministro del Interior por entonces, Ángel Acebes. Por culpa de los malditos complejos que siempre ha arrastrado el PP, en el expresidente no hizo la purga necesaria en los mandos policiales heredados del "felipismo". No se dio cuenta de su error hasta el 11-M. Tras el atentado de los trenes en Madrid, esos mandos fieles al puño y la rosa se encargaron de filtrar toda la información relativa a la investigación de la tragedia al entonces "todopoderoso" Rubalcaba. Eso unido a la manifiesta inutilidad del embustero Acebes formó aquella bomba de relojería que acabó en la victoria de Zapatero.
Al PSOE nunca le ha temblado la mano a la hora de hacer este tipo de purgas para colocar a los suyos. La última es una de las más vergonzosas e insultantes de la historia de la democracia. La destitución fulminante del jefe de la UCO, Manuel Sánchez Corbí, es una muestra de sectarismo rancio y peligroso. No me lo esperaba de alguien al que tengo en estima como es el actual ministro del Interior, Grande-Marlaska. Aunque se puede deducir que esta decisión no es suya y viene impuesta por una de las hipotecas firmadas por Pedro Sánchez para llegar a La Moncloa. El PNV, en su intento de barrer a todos aquellos que lucharon duramente contra ETA y maquillar la historia criminal de la banda, pidió la cabeza de Corbí. Y qué mejor manera de cortársela que después de la filtración en la que denunciaba la falta de fondos reservados para las operaciones de la UCO. A eso hay que unirle otro dato muy relevante. Marlaska ha puesto al frente del control de esos fondos reservados al comisario José Antonio Rodríguez alias "Lenin". Este sujeto es el arquetipo del mando policial que tanto gusta a los socialistas. Un perfil opuesto al de Corbí y, por lo tanto, incompatible con el coronel de origen salmantino. Es lamentable, pero los méritos profesionales quedan una vez más varios escalones por debajo de la fidelidad a unas siglas
La destitución de un hombre íntegro, independiente y con una trayectoria profesional intachable, sienta un gravísimo precedente. Sólo hay que ver el malestar que ha creado en el seno de la Guardia Civil, donde Sánchez Corbí era respetado y admirado. Si por algo se ha caracterizado la UCO con este coronel al mando es por la independencia. Bárcenas, Zaplana, el caso de los ERE, Pujol€ Son sólo algunos de los casos que se han investigado en este tiempo. Entiendo la impotencia de Sánchez Corbí al encontrarse, de la noche a la mañana, sin los recursos necesarios para seguir destapando estos sangrantes casos de corrupción. Por eso es lógica la filtración de esa denuncia que debería sonrojar a nuestros políticos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad