Suerte, vista y al toro

04.08.2018 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Cuando ladran es porque aquel contra el que ladran, cabalga, tanto más y mejor cuantos más ladridos se oyen a su paso. Pablo Casado, que es el blanco de los ladradores tuvo anteayer un "encuentro cordial" de casi tres horas con Pedro Sánchez en La Moncloa, al día siguiente, o sea, ayer, salió el okupa del palacio tachándolo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de "extremista" y de "radical", dos ladridos cobardes, porque podría habérselos dado a la cara veinticuatro horas antes, y (como todos) falaces, pero al mismo tiempo reveladores de que el ladrado va por buen camino dada unas declaraciones a tope de cordura, como: que a los separatistas ni agua, que los presos etarras sigan donde están y que no hay papeles para todos, refiriéndose a los inmigrantes ilegales que por miles llegan o intentan llegar a las costas españolas.
Desde que los comisionados dieran la sorpresa al dar en el clavo y al Partido Popular un nuevo líder, no lideresa, la caterva opositora se alborotó y alborotada sigue. Pablo Casado ganó la final derrotando con holgura a su rival. Sin esperar a más, el nuevo presidente se puso a trabajar sin tregua en aquello que se espera de él y así inspirar credibilidad, afianzar confianza y convencer desde el primer día para recuperar lo perdido, que no es poco ni fácil de conseguir. Él tiene posibilidades, ella no hubiese tenido ninguna. El resultado electoral fue la evidencia.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad