Cataluña: mitos y negociación

02.08.2018 | 04:45
Tomás Pérez Delgado

Uno de los mitos de más probada resistencia en nuestra época es el del carácter progresista de los nacionalismos. En el caso de España, los llamados nacionalismos periféricos legitimaron sus demandas de autogobierno haciéndolas cabalgar en la ola de oposición el franquismo, régimen impropiamente identificado por ellos con el Estado. Desde luego, el hartazgo con la dictadura de Franco hizo que una mayoría de españoles aceptase esa distorsionada visión y considerase como una de las bases fundamentales de la democracia nacida con la Constitución del 78 el autogobierno regional. Sin embargo, vista la historia posterior, los nacionalistas, sobre todo los catalanistas, interpretaron el acuerdo constitucional como la ocasión ideal de homogeneización completa de la propia sociedad, previa a la cosoberanía y al derecho a decidir, es decir, a la secesión.
Ahora, cuando los gobiernos de Madrid y Barcelona pretenden retomar la senda del diálogo institucional, sería bueno ser conscientes de que el secesionismo catalán solo aceptará un acuerdo que reconozca sin paliativos a Cataluña como nación; que blinde las competencias que harían posible imponer definitivamente una única identidad cultural, la catalana; que fije un concierto fiscal como el vasco; y finalmente, que permita ciertas facultades colindantes con la soberanía, como por ejemplo, la política exterior. Ese es el acuerdo que .los separatistas estarían dispuestos a lograr y que quizá se agazapa tras el programa máximo de independencia.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad