El Gobierno no pierde el tiempo

01.08.2018 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Llegó agosto, también el calor, en un momento convulso, con los taxistas en huelga, cincuenta mil moros en la costa, Puigdemont en Waterloo —a donde ha vuelto, como Napoleón, dispuesto a dar la batalla— y con el funambulista Sánchez en la cuerda floja una vez avisado de que "su periodo de gracia" se está acabando, lo que significa que o pasa por taquilla o a su casa, porque okupar la Moncloa tiene precio, se ha empeñado hasta las cejas y no tiene recursos suficientes para afrontar la factura, que no es poca, aunque cabe esperarse de él cualquier cosa, como poner a España a la venta, que en cierto modo ya lo está, y pagar así el seguir okupando la Moncloa otra temporadita. Panorama, como ven, más propio de otoño que de verano.
Tres semanas he estado fuera, se me han pasado rápidas, tres semanas intentando evadirme del mundanal ruido sin conseguirlo del todo, bien porque el ruido me llegaba sin poderlo evitar, bien porque al final me dejaba atrapar lo suficiente para no aislarme, algo a lo que no estoy hecho y necesito dosis de actualidad para sentirme vivo. Vuelvo a lo cotidiano y veo que han ocurrido muchas cosas en poco tiempo. Me pongo al día y leo que el Gobierno cambiará la Ley de la Memoria Histórica para, entre otras cosas, crear una "comisión de la verdad". Mal suena el invento, peor aún cuando la verdad que trata el Gobierno de blindar se asienta en la mentira como elemento argumental.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad