Salamanca a las 12

05.07.2018 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

En los últimos años procuro ir al centro de la ciudad lo menos posible por dos razones fundamentales, una, por los graves problemas de movilidad que hacen muy complicado y costoso (sobre todo en moneda tiempo) ir de un sitio a otro a menos que pertenezcas al colectivo mayoritario de ociosos y paseantes. Por raro que parezca, aún quedamos gente que tratamos de "producir" presente y futuro a pesar de que todo lo tenemos en contra, empezando por ese monstruo de siete cabezas llamado administración. La segunda y más importante razón para "evitar" la ciudad, mi ciudad, es que la Salamanca de hoy me mata de pena, su situación es un trauma para mí, como ver la caída de las Torres Gemelas a cámara muy lenta a lo largo de los años€
Soy consciente de ser tildado de derrotista, de exagerado, de ver sólo lo malo (lo malo que es tan malo que impide cualquier posibilidad de mejora), pero mis ojos y mis sentidos no pueden ser cerrados ni confundidos, ven y sienten. No es ni medio normal que la Salamanca de hace treinta o cuarenta años fuera mejor que la actual por muchos bordillos que hayan puesto, por muchas rotondas (casi todas con su horterada ¿de adorno?) que hayan construido, por muchas calles que hayan peatonalizado, que es donde está el principal crimen, en la estrangulamiento urbano que está suponiendo una peatonalización salvaje hecha sin orden ni concierto, sólo a golpe de moda y populismo barato.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad