Migrantes climáticos

05.07.2018 | 04:45
Tomás Pérez Delgado

Es indudable que el cuantioso flujo de migración a Europa es uno de los grandes problemas que aqueja a la Unión, entre otras cosas por la dificultad que esta encuentra para formular una auténtica política común al respecto. Más pronto que tarde, sin embargo, tendrá que hacerlo, porque este asunto va para largo y el envejecimiento de la población europea va a seguir alimentándolo.
La migración a Europa suele asociarse a catástrofes como guerras, persecuciones y miseria. Pero hay una caudalosa corriente humana que se desplaza y se desplazará por el mundo en las próximas décadas, empujada por el cambio climático vinculado al calentamiento global generado fundamentalmente por los países desarrollados, que son justamente a los que se dirige la ola de migrantes. En cuanto fenómeno vinculado al clima, este tipo de migración y los derechos de quienes lo padecen entran de facto en el ámbito de protección del Acuerdo de París sobre cambio climático, que insta específicamente a los Estados a proteger los derechos humanos de estas personas. Pero son muchos los que consideran que el desplazamiento forzoso debido a causas climáticas convierte a quienes lo sufren en auténticos refugiados, objeto de protección de la Convención de Ginebra que regula el fenómeno, lo que borraría la distinción actual entre refugiados políticos y migrantes económicos. Se adopte uno u otro criterio, el triste caso de los migrantes climáticos –así tienden a llamarse- es que nunca podrán volver a hogares arrasados por desastres vinculados al clima.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad