Inaplazable reforma

07.06.2018 | 04:45
Tomás Pérez Delgado

La victoria de la moción de censura presentada por Pedro Sánchez y lograda gracias a una heteróclita mayoría, tipo frankenstein, no resulta tan sorprendente si se tiene en cuenta que vivimos un tiempo dominado por la conformación de alianzas políticas no fundadas en la propuesta de soluciones alternativas a las de los adversarios, sino en la articulación de meros y coyunturales acuerdos de rechazo de los oponentes (S. Juliá). Por eso nadie ha exigido a Sánchez presentar ningún proyecto para legitimar su operación de acceso al poder. La mayoría de gobierno ahormada por él ni pretendía ser duradera ni necesitaba tejerse en torno a un programa. Bastaba con expulsar a los populares del gobierno, aunque cada miembro del bloque frankenstein justificara la operación con tan buenos como opuestos e irrealizables deseos.
Podremos convenir que estamos ante una cierta desnaturalización del sistema parlamentario, producto de la crisis que aqueja a los instrumentos que hacen posible su funcionamiento: los partidos. Y no es solo por la corrupción que les aqueja a todos: la Gürtel de unos se contrapone a los ERE de los otros, al 3% de los de más allá y a la financiación extranjera de los pretendidamente puros. El verdadero problema es que todos nuestros partidos se asientan en hiperliderazgos muy personalizados, que dirigen la vida orgánica desde arriba, sin el recurso constante a los órganos estatutarios pensados para el debate y la selección de programas y dirigentes, con lo que estos últimos resultan nombrados por sistemas de cooptación.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad