Hay literatura para todo

04.06.2018 | 04:45
Hay literatura para todo

No le hizo falta besar al santo, para que el santo le colmara de dones. Mientras media España desfilaba detrás del Santísimo, vestida de domingo y por calles cubiertas de espliego, Pedro Sánchez se afanaba en montar otra procesión que le condujera a ese sueño que venía rumiando desde hacía mucho tiempo: el palacio de la Moncloa. La tele nos lo mostraba con las venas regurgitando deseo. Hinchadas hasta casi la extenuación. Como las de aquel joven caballo llamado Ferénikos –uno de los más antiguos que se conocen en la historia griega y ganador en los Juegos Olímpicos- del que se dijo: Nunca el polvo de los rezagados / no máculas son manto / en el último esfuerzo hasta la meta.
La justa de Sánchez fue rápida. Bastó con echarse a los lomos a unos cuantos régulos (en 1ª acepción del RAE: rey o señor de un territorio pequeño o atrasado) que le espolearan en su tormentosa carrera hacia la meta. Aunque Sánchez supiera que muchos de los de la casa no estaban de acuerdo con tales maneras. Pero eso€ ¿qué importa? Lo que importa es la parte de la familia que tiene voto en el Parlamento; esa que no hace ascos a cabilderos y secesionistas aviesos, con tal de levantar en el pódium el triunfo de la rosa. ¿Y ahora qué, señor Sánchez? No se crea que estará usted paceando solito y a "revientavientres", en palacio. Ahí tiene a sus jinetes. Llamando ya a la puerta y exigiéndole, con hambre canina, su parte del pesebre. Tal vez ignora que son ellos los que han llevado las riendas y que sus manos no olvidarán nunca cómo tienen que hundir la embocadura para que usted haga lo que ellos quieran. Va a saber don Pedro lo que es espumajear con tanto hierro hiriéndole la boca. ¡Ah, pobre garañón, van a castrarle a palos! Y me viene a la memoria aquel almanaque (1725) de Torres Villarroel, cuando ridiculizándose a sí mismo en el viaje que por la Corte y casas principales había de emprender, escribió: "buen hospedaje te prometo el primer día en sus gabinetes; pero el segundo ya rodarás sus antesalas, y en poder de pajes, que a buen librar te ahorcarán de un tapiz, y aun me temo que te merienden alguna mañana".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad