Con la cruz delante

04.06.2018 | 04:45
Con la cruz delante

En el año 1937, la Diputación de Salamanca publica "Mis impresiones", un libro de memorias y reflexiones de Juan Francisco de Arriba, conserje de la institución y autor de un manuscrito que dará lugar al libro. Una obra llena de curiosidades que se inicia así: "con el signo de la cruz comienzo yo todas mis difíciles empresas". Cita que me ha venido de nuevo a la vista de todos los comentarios suscitados a partir de la promesa de Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno, sin Biblia ni crucifijo delante, pero sí Constitución. Un detalle que llega cuando en Villanueva del Conde dedicamos una espléndida exposición comisariada por Antonio Cea a crucificados, cruces, Crucifixus; y a la vez que festejamos el Corpus, casi seis mil opositores se hacían la señal de la cruz antes de entrar el examen, se juraba bandera en la Plaza Mayor bajo el signo, también, de la cruz, y los pintores buscaban el crucero de la Puerta del Río para capturar desde él una de las imágenes más bellas de Salamanca. Ayer, jugadores de fútbol, entrenadores, directivos y aficionados comenzaron y terminaron con el signo de la cruz sus partidos, la misma cruz que ya no se pone al frente de una carta por la sencilla razón de que ya no se escriben cartas y en los mails y wasaps ni es fácil ni queda bien. De todas las cruces salmantinas quizá sea la de la Puerta del Río la más conocida, "visión literaria de la ciudad y estampa salmantina por excelencia", escribió de ella José Sánchez Rojas, señalando en 1929 que por ella ya no se ve a "quincalleros que andan siempre de querellas con la justicia".
Pues así, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo –como haría Félix de Montemar, El Estudiante de Salamanca—comenzó Pedro Sánchez su tiempo como presidente del Gobierno, después de que todos sus apoyos mirasen más por lo suyo que por lo de todos, y antes de que comiencen a preguntar qué hay de lo mío. Pero había que hacerlo, me dijo Soledad Murillo, a la que pregunté si tenía el teléfono con batería por si recibía una llamada del Presidente. La pregunta es si algún socialista o simpatizante salmantino será llamado por Sánchez o Ábalos para un cargo en cualquier momento. Todo el mundo con el móvil en la mano y santiguándose –mientras otros se hacen de cruces—salvo los hombres de musgo que bastante tenían los pobres con mover los pies y andar. Hombres y mujeres de musgo, que los tiempos cambiaron hace tiempo y ya no le extraña a nadie ver a una mujer jurar bandera ni enfundarse en musgo y si se extraña, allá él. Me envió desde Béjar una fotografía mi amigo Javier Pérez de Andrés, gastrónomo y explorador de sensaciones, vestido de musgo, envuelto de naturaleza y envasado al vacío en musgo. Pero solo para un rato pequeño.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad