Y a España que le den

03.06.2018 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Corpus solo hay uno, pero fiestas en su honor hay tantas que tienen engalanada a España entera. En algunos lugares, los menos, se sigue celebrando el jueves, en otros el domingo, es decir, hoy, pero se celebre un día u otro el Corpus es lo que ha sido siempre y ahí lo tenemos, aguantando adversidades sin caerse del cartel.
Mientras los españoles celebran en todos los pueblos de España su Corpus, en el Congreso de los Diputados sus señorías celebraron el suyo a su manera. Han sido días de parlamentarismo sin brillo, de mediocridad manifiesta y delatora, de intervenciones de unos y de otros interminables, soporíferas, aliñadas con dosis considerables de bajos instintos y de peores intenciones que dejaban atisbar con claridad meridiana maquinaciones que reflejaban la catadura del personal que se ha batido estos días en nombre de la democracia, de la libertad, de la justicia, de la igualdad, de la decencia, de la honradez, de la honorabilidad, de la concordia y de todo lo que se les antojaba decir€, como al charlatán que de feria en feria y de mercado en mercado va pregonando su mercancía como la mejor y más barata no siendo ni lo uno ni lo otro.
He visto sin sorpresa ni asombro la actitud de quienes han seguido con verdadera pasión el desarrollo de este juego político, comentando lo oído y lo visto, analizando estrategias y consecuencias, echando cuentas y calculando porcentajes y, con ellos, posibilidades de éxito o de fracaso de la moción en debate, sin que se supiera ni se sepa dónde está el éxito y dónde el fracaso, con una simpleza clamorosa, como si lo que tenían delante fuese una corrida de toros o un combate de boxeo. Era una manera de entrar en el juego, de vivirlo, de sentirse parte de él, cuando esta gente —mucha de ella y entre ella de poco fiar, sin palabra de valor ni firma que avale pacto alguno, los últimos ejemplos son el de la traición del PNV a Rajoy y el del no menos traidor a todo excepto a sí mismo, el actual presidente del Gobierno— está jugando con nosotros, no para nosotros, sí para su interés, para su provecho, bastante de ella sin oficio ni beneficio que se amarra a la política donde encuentra un medio fácil que le permite ir tirando por la vida.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad