Nacederos de España

02.06.2018 | 04:45
Alberto Estella

Al columnista le gusta España, ama su país, y sabe que no tendrá tiempo de andarlo entero. Por eso rebusca en los libros de viajes. Un día su amigo y gran librero, Jesús "Cervantes", le regaló una joya bibliográfica, "Nuevo viaje de España. La ruta de los foramontanos", de Víctor de la Serna, con prólogo de Marañón, que algún maledicente llamó don Prologorio. Está dedicado "A los ingenieros de Montes, que rehacen la lozanía de la tierra española y la devuelven aquella juvenil gravidez que enamoró a Alfonso el Sabio". Su primer capítulo reza "Aquí empieza España", y en sus primeras líneas sostiene que debería ponerse una piedra —ya veremos donde—, que dijera "Aquí empieza esa cosa inmensa e indestructible que llamamos España". Según el autor, tras la Reconquista, de allí salieron los foramontanos (fuera los montañeses), con sus arados y sus vacas rubias de cornamentas de lira —tudancas—, a poblar Castilla. Bueno, en nuestra provincia hay una "Cabeza de Framontanos".
El autor quería que se pusiera un hito, un mojón, en piedra lisa, rosada, de las canteras de la Hoz de Santa Lucía, añadiendo "hermana en dignidad y nobleza a la arenisca dorada de Salamanca", ¡hele Villamayor y su piedra franca! El lugar de referencia del excursionista fue Malacoria, luego llamado Mazcuerras, y por fin Luzmela. Se preguntará el lector la razón. En este caso no fue un cambio tan oportuno como en nuestra provincia el de Arroyomuerto —hoy San Miguel del Robledo—, o Barba del Puerco —hoy Puerto Seguro—.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad