Viajar en el tiempo

11.05.2018 | 04:45
Santiago Juanes

El Festival de las Artes de Castilla y León, FACYL, nos propone para su edición de este año viajar en el tiempo, algo relativamente accesible en una Salamanca enmarcada por edificios de otro tiempo, a veces muy remoto. Su coordinador, Carlos Jean, nos lleva allá de la mano de Chimo Bayo, Coque Malla, Siniestro Total o Baden Bah; allá, quiero decir, es atrás en el tiempo, porque los viajes temporales pueden ser hacia atrás o hacia adelante. En este caso, la invitación es a mirar por el espejo retrovisor para (es mi caso) encontrarnos de nuevo en los legendarios años ochenta, la década prodigiosa. Yo hubiese preferido ir hacia adelante para salir de un entorno donde el pasado tiene tanto peso y curiosear por la modernidad que se nos viene encima. La presentación de esta cita vino acompañada de otras referencias viajeras en el tiempo. Por ejemplo, la polémica surgida por el "venceréis pero no convenceréis" de Unamuno, que al parecer no dijo, y nos lleva otra vez a aquel 12 de octubre de 1936; o también nuestra Cueva de Salamanca, que por su carácter mágico no es que nos lleve atrás en el tiempo, es que nos catapulta a los orígenes mismos de Salamanca, según Botelho de Moraes. Todo tiene un límite, sin duda, y tanto trajín al pasado puede que nos sature y terminemos, como Irene Villa, la gran Irene, la maravillosa Villa, proclamando que no tiene interés por el pasado si pasa por ETA. Ella vive y ETA es un cadáver maloliente. Podría seguir enumerando más viajes en el tiempo, como el que nos propone la visita al Palacio de Monterrey, pero no quisiera saturar a la concurrencia.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad