Aceptar o rechazar distinciones

14.04.2018 | 04:45
Alberto Estella

En el homenaje que los taurinos charros dieron hace unos días en el Casino de Salamanca al fallecido Canito (con más de cien años), único fotógrafo que estaba en el coso de Linares cuando la tragedia de Manolete, se pasó un documental sobre su peripecia. Recogiendo un premio dijo sin empacho que galardones tenía muchos, para empapelar una habitación, que lo que quería era dinerito.
Lo cuento porque el pintor pucelano Félix Cuadrado Lomas, distinguido por el Jurado con el Premio Castilla y León de las Artes 2017, lo ha rechazado con acritud porque no lleva aparejada cantidad alguna. Es decir, no se trata de una cuestión de legítimo orgullo profesional, como el rechazo a la Legión de Honor francesa del pintor Monet; o también de Coubert, que quería morir presumiendo de no haber pertenecido a ninguna escuela, Iglesia, ni institución. Tampoco supone sacrificio económico, como el del especialista español en música antigua Jordi Savall, que declinó el Premio Nacional y sus 30.000 euros, en supuesta defensa de la dignidad de los artistas; desinterés del que también hizo gala "Colita" en 2014, cuando le concedieron el Premio Nacional de Fotografía. Escribió al Ministro Wert, manifestando que no le apetecía fotografiarse junto a él y que prefería esperar otros gobiernos que les devolvieran "a nosotros (los artistas) el orgullo, y a ellos (los políticos) el honor". Y recuerden la actitud de Boadella, renunciando en 1994 al Premio Nacional de Teatro (2,5 millones de pesetas), porque el mismo poder no había apoyado a su grupo Els Joglars en los momentos difíciles.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad