Moralina

12.04.2018 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Aunque desde el exilio mental en el que vivo con relación a la absurda y mediocre España de hoy, asisto asombrado a la caza de brujas desplegada en torno a la todavía presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con relación a las irregularidades detectadas sobre cómo consiguió su ya famoso máster "universitario".
Podemos pasar por alto, como pasamos, los actos terroristas, aceptar su impunidad y mirar alegremente para otro lado como si nada hubiera pasado; podemos pasar por alto los delitos continuados de corrupción pública y privada, tráfico de influencias, prevaricaciones en todas sus modalidades, abusos de poder; podemos ser testigos de cómo cualquier pelanas decide sobre vidas y haciendas; podemos soportar la humillación, la vergüenza y el secuestro al que nos tienen sometidos los catalanes€ Pero no podemos aceptar que una política –sobre todo si es del PP- haya cometido la pequeña cacicada de obtener un máster por su cara bonita gracias a un delincuente único: quien ha expedido el título sin el más mínimo decoro profesional. Aquí se tenía que estar juzgando a la Universidad emisora del máster, no a la alumna, que lo único que ha hecho es aprovecharse de un sistema mediocre y corrupto, del que la Universidad española no es ajeno en muchas de sus parcelas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad