De la concordia a la discordia

14.03.2018 | 04:45
Alberto Estella

No puede escandalizarnos si ya en el Génesis están el labrador Caín, el ganadero Abel, y dicen que una quijada de burro; si en el castillo danés de Elsinor —al que peregriné hace años como lector enfervorizado— se desarrolló el más conocido drama literario, que Shakespeare inicia con el asesinato de Hamlet por su hermano Claudio; cuando, en fin, en esa obra maestra que es "El Padrino", Michael Corleone ordena matar a su hermano Fredo.
El fratricidio tiene arraigo en España. Tras una guerra entre hermanos y demasiado tiempo de un régimen dictatorial, la concordia reinó entre nosotros durante la transición. Su cosecha histórica —que algunos niegan— nadie podrá borrarla. Pero luego regresó la discordia, y sus amargos frutos. La Constitución quizá deba reformarse, pero los proyectos insinuados son manifiestamente dispares. La columna vertebral de una nación —la enseñanza— provoca actitudes irreconciliables, como la cuestión vital de la Sanidad. El gravísimo problema demográfico y su secuela de pensiones en evidente riesgo, no encuentra hombres de Estado para encauzarlo, sino politicastros que se arrojan denuestos e insultos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad