Gran coalición

15.02.2018 | 04:45
Tomás Pérez Delgado

Es comprensible la fronda desencadenada en Alemania entre democristianos y socialistas por el acuerdo para reeditar otra gran coalición de gobierno. Y es que el pasado septiembre la CDU-CSU logró una enteca mayoría del 33%, mientras que el SPD alcanzó una pírrica segunda posición, con el 20,5%. Ambos resultados han puesto de manifiesto el declive de los dos partidos, sobre todo del segundo, a pesar de que se obtuvieron tras una tarea gubernamental conjunta que permitió al país conservar su liderazgo económico y político en Europa.
A diferencia de España, donde parece erradicada la cultura del consenso y del pacto, en Alemania se ha conseguido forjar una nueva coalición de gobierno, en la que el partido más renuente al acuerdo ha sido el más beneficiado. El SPD ha obtenido ministerios como Finanzas, Trabajo y Familia, responsables de gran parte del gasto social, así como Exteriores, de gran visibilidad pública y desde el que se tratará de presionar a fin de liberar a la UE de la obsesión por el ajuste y la estabilidad presupuestaria. Para los críticos democristianos de la coalición, Merkel habría comprado con esta cesión su continuidad en la cancillería. Sin embargo, la canciller es bien consciente de que acentuar la debilidad del SPD, al que las encuestas otorgan hoy una intención de voto de solo el 16,5%, podría llevar en el futuro a un parlamento tan fragmentado que haría al país ingobernable.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad