Autodestrucción masiva

13.02.2018 | 04:45
Marian Vicente

Este lunes ha sido muy intenso para el PP. El que lo fue casi todo en Madrid en los tiempos de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, y uno de los "barones" de Rajoy han decidido catar la "traviata" en plenos carnavales. De Granado lo esperaba, porque ya metido en el fango ha decido esparcir la mierda para hundir un poco más si cabe al partido al que le debe todo lo que fue y que tanto poder le dio. De desagradecidos está el mundo lleno, y Granados, además de ser un sinvergüenza, es un desagradecido.
Lo que ocurre es que el exsecretario general del PP con Esperanza Aguirre ahora ha decidido meterse en líos de alcoba ante el juez de la Audiencia Nacional que lleva la "operación Púnica"y ha dicho que la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, era la mano derecha de Ignacio González en la financiación paralela y extraoficial que realizó el PP para los comicios locales y autonómicos de 2007 y para reafirmar el grado de complicidad entre ambos, no ha tenido ningún reparo en afirmar que "mantenían una relación sentimental conocida por todos". Vamos, en Román paladino, que tuvieron un "rollete", eran amantes o como quieran decirlo. Como el PP tenía poco con el asunto de los dineros y las corruptelas, ahora vienen los líos amorosos y los problemas de alcoba. Claro que viniendo de Granados, tiene tanta credibilidad como los billetes falsos. Todavía recuerdo al ex de Aguirre dando lecciones de moralidad, ética y buenas prácticas anticorrupción. Mientras daba esas charlas de moralina en televisión, escondía el maletín con el millón de euros en el armario de su suegro.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies