Carbón

08.01.2018 | 04:45
Carbón

Creí al principio que era un fragmento de su carta a los Reyes Magos. En concreto, de esa parte de autobombo en la que el solicitante manifiesta cuán bien se ha comportado, cuán cariñoso es, cuánto se merece la recompensa esperada (por ejemplo, una ración de independencia o algo similar). Me equivocaba.
Yo casi me emocioné, de verdad. En la víspera de Reyes, en respuesta a la decisión del Supremo de mantenerlo en el trullo, Oriol Junqueras emitió un tuit tan enternecedor como subrepticiamente tramposo. En catalán quedaba así: "Transformeu la ràbia en amor", esto es, "Transformad la rabia en amor". El mensaje no me conmovió por su textura lírica, que con toda seguridad provocará la sonrisa de algunos (no seré yo quien la tilde de cursi). No, insisto: a mí me moló el tuit porque me acercaba, por sus ecos sesenteros (de los años sesenta del pasado siglo), a territorios conocidos en mi adolescencia. ¿Recuerdan? Hace cincuenta años la cosa se resumía en consignas quizá menos inspiradas, pero más simbólicas y seductoras: "All you need is love" ("Todo lo que necesitas es amor"), "Say the word ´love´" ("Di la palabra ´amor´), o el mítico "Haz el amor y no la guerra".
El tuit de Junqueras, no obstante, es menos inocente de lo que parece. Lo advertí al principio de esta columna: bajo su presunta candidez laten sutiles argucias. "Pensad siempre en los otros", solicitaba. Ejemplar actitud, sin duda. Bueno, con duda: ¿qué hay que pensar? ¿Quiénes son "los otros" que menciona Junqueras? ¿Los otros somos nosotros?

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad