Dar cuerda

03.01.2018 | 04:45
Santiago Juanes

La nochevieja dejó en los contenedores grises de la capital casi ciento cuarenta mil kilos de residuos, según fuentes municipales, que quizás vengan a decirnos que quizás ahora la crisis ha quedado atrás. Horas antes de las campanas tuvo lugar la ofrenda a Unamuno, con las celebrities de todos los años. La capa del alcalde parecía un guiño a seguir las campanadas con Ramón García, que lleva años protegiéndose del frío de la Puerta de Sol con su capa sobre los hombros. Ricardo Rivero, nuevo rector, hizo la ofrenda, y se comentó que este año habrá una muestra iconográfica sobre Unamuno, del que hay retratos muy variados, desde el busto de Victorio Macho, en Letras, a la escultura de Pablo Serrano, a cuyos pies se hace la ofrenda, pasando por el de Melero, en el mural del Salón de Plenos, o los modernos de Miguel Elías o Florencio Maíllo, sin olvidar los ya clásicos de Vázquez Díaz, Zuloaga, López Calle, José Gutiérrez Solana€y si ya nos vamos a la fotografía, para qué queremos más; es preciso recordar aquella muestra de 2012 comisariada por Carlos Palomeque, Miguel Ángel Jaramillo y Alberto Martín Expósito. Aquel año disfrutamos también de una exposición de paisajes unamunianos de Ignacio Ipiña, que recuerdo especialmente. No podría faltar Unamuno en el 2018. Sería imperdonable.
Ávido de curiosidad por lo que nos depara este nuevo año busqué en el buscador por excelencia, Google, que además de recordar los festivos, los congresos de Comunicación y Americanistas, y el VIII Centenario no da muchas más pistas. Un poco de Bob Dylan por aquí y mucho de incertidumbre por allá. Y poco más se encuentra en "Salamanca 2018".
El día de Año Nuevo trajo su resaca correspondiente y valses en la televisión y el CAEM. Resulta curioso el contraste de la etiqueta y elegancia del concierto vienés y el casual home del salmantino, al que sigo reprochándole un punto de glamour. En la sala vienesa donde tiene lugar el concierto de Año Nuevo hay actuaciones diarias para turistas, pues hasta estos intentan emular al distinguido público del uno de enero. Lo sé porque lo he visto. Resulta emocionante ver a un trabajador de una multinacional asiática con qué solemnidad se sienta en la butaca que quizás ocupe su presidente en el concierto que abre el año. Con un poco de etiqueta los valses entran mejor y lo mismo vale para los cócteles de champán.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad