Empleos efímeros

31.12.2017 | 04:45
Joaquín Leguina

"Ya se acabó eso de tener el mismo empleo toda la vida, ahora hay que saltar de un empleo a otro". Es, al menos en parte, lo que está ocurriendo, pero difícilmente se podrá prosperar en el aprendizaje viviendo a salto de mata. Sigo pensando que la estabilidad en el empleo era (pretérito imperfecto) un bien que servía, entre otras cosas, para poder planificar la vida de los asalariados con un mínimo de seguridad. Y entre esas planificaciones está la de tener los hijos que se deseen€ y las mujeres españolas desean tener el doble de hijos de los que tienen. A esta anomalía se une el hecho comprobado de que muchísimos empleadores ponen de patitas en la calle a las asalariadas que "cometen la tropelía" de quedarse embarazadas. Estas prácticas antinatalistas han llevado a que España sea desde hace ya bastantes años uno de los países del mundo con más baja fecundidad, lo que ha traído de la mano unas tasas de envejecimiento crecientes. Y lo peor puede estar por llegar, porque el número de mujeres en edad de procrear es también decreciente. Nadie puede escapar al axioma demográfico que reza "Crecer o envejecer". Y conviene saber también que la mejora de la mortalidad apenas influye en la tasa de envejecimiento (número de viejos sobre el total de la población) ni en la tasa de dependencia (número de viejos sobre la población potencialmente activa), pero sí tiene relevancia a la hora de la sostenibilidad de las pensiones. En efecto, tras doce años de cobrar la pensión, el pensionista se ha comido todo lo cotizado por él y por su empresa. Y la esperanza de vida a los 65 años es de aproximadamente 25 años.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad