De resaca

27.12.2017 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Estamos al final de la cuenta atrás, el tiempo no para y la vida sigue, no siempre a gusto de todos, a veces de casi nadie y nunca de nadie, porque siempre habrá alguien que se alegre de algo, pero de algo que a los demás no alegra. El año se acaba, no marchan las cosas bien y desde luego nada mejoran con el solo hecho de mirar alrededor buscando culpables cuando el culpable de lo que a cada cual le ocurre es, antes que nadie, uno mismo. Reconocerlo cuesta y la autocrítica no está al alcance de cualquiera. Que el descalabro de uno sea por culpa del otro es una simpleza descomunal que lleva a no salir del error que supone tratar de buscar consuelo donde nunca lo encontrará porque, sobre todo, prevalece la evidencia de las cosas, que ocurren por lo que ocurren y por nada más, quieran verlo así o no.
De mis tribulaciones soy culpable yo. Sería una gilipollez culpar de ellas, por ejemplo, a Rajoy por lo que está ocurriendo, mayor gilipollez aún sería culpar a Puigdemont o a Junqueras o a cualquiera de los "Jordis" (de todos ellos me libre Dios tanto para lo bueno como para lo malo), ni a Papá Noel ni a los tres goles que el Barça le metió al Madrid a cambio de ninguno en el Bernabéu, derrota por cierto poco oportuna y, más aún que eso, sintomática de que las cosas van mal no solo dentro, también fuera del campo, más que de juego, de batalla, en el que viene teniendo lugar la penúltima de una larga guerra sin fin.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad