A la espera de los papeles

17.12.2017 | 04:45
A la espera de los papeles

Parece que algo ha cambiado de forma radical tras la última sentencia en torno al conflicto entre Salamanca y Cataluña por una parte de los papeles del Archivo de la Guerra Civil. Tanto que la Junta se ha decidido a pedir al Ministerio de Cultura que inicie los trámites para devolver al menos los miles de legajos trasladados sin base legal y el alcalde Alfonso Fernández Mañueco va a pedir una reunión con el Gobierno para acelerar el proceso. Ni siquiera hay que aplicar aquí el artículo 155 de la Constitución, como sí ocurrió en el caso de las obras de arte de Sijena, porque es el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña el que apunta a Mariano Rajoy como único competente para restañar la ilegalidad flagrante del expolio indiscriminado de documentos.
¿Están entonces al llegar esos cientos de cajas que Salamanca (más bien un pequeño puñado de salmantinos) viene reclamando desde hace tantos años? Pues un optimista vería el archivo medio lleno, mientras que un pesimista lo vería medio vacío. Policarpo Sánchez, el presidente de la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca, pertenece a la primera categoría, y ya ha comenzado a brindar por el retorno de los papeles, que estaría tan solo pendiente de ejecutar la sentencia del TSJ de Cataluña.
Un pesimista diría que los legajos que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero entregó, ley mediante, a los nacionalistas catalanes, en una más de sus estúpidas veleidades, nunca volverán a Salamanca.
Y un realista diría que para todo hay antecedentes, y que la reciente historia de España enseña que tan difícil es hacer cumplir la ley como ignorarla. Hay antecedentes para la esperanza, porque algunos papeles han devuelto los guardianes del expolio; y los hay para la desconfianza, porque no sería la primera ni la última ley que en Cataluña se convierte en papel mojado.
Si, como asegura el presidente de la Asociación, el Gobierno de Mariano Rajoy puede proceder al traslado de todo lo mucho que se llevaron del Archivo sin comprobar siquiera que estuviera avalado por la ley zapateril, tampoco está claro que el gallego vaya a mandar las furgonetas cualquier día de estos. Conociéndole, lo más probable es que espere a ver cómo evoluciona el asunto, comenzando por las elecciones catalanas que este jueves depararán un nuevo equipo en la Generalidad, si es que unos y otros consiguen ponerse de acuerdo, que está por ver.
La devolución de las obras de Sijena constituye otro precedente ilusionante, pero se trata de asuntos diferentes. Y en el caso de las obras aragonesas, la historia no parece haber acabado con el traslado del tesoro. Al ministro Méndez de Vigo le han metido un gol por toda la escuadra los servicios jurídicos de la Generalidad, que han recurrido contra el traslado de las obras desde el Museo de Lérida a Sijena por considerar que fue una especie de asalto con nocturnidad y alevosía, porque "sus funcionarios no son merecedores del trato recibido y es incomprensible la utilización de la fuerza pública". Un recurso-pataleta a la medida de los separatistas, que pone en duda la eficacia de la intervención gubernamental en la cueva de los asonados catalanes. Porque ahora mismo el ministro es el responsable máximo de la Consejería de Cultura y además el Gobierno del que forma parte manda en la Generalidad en virtud del artículo 155, aunque a veces no se nota. Méndez de Vigo ya puede jurar y perjurar que no se enteró de nada y que va a pedir la retirada del recurso, puede incluso expedientar, como sería de recibo, al letrado firmante del escrito: aun así, el ridículo no deja de ser espantoso.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad