Simbólica y digital

10.11.2017 | 04:45
Simbólica y digital

Estaría muy bien que Forcadell, presidenta del Parlament catalán, repitiera ante sus ciudadanos de Cataluña que la Declaración Unilateral de Independencia fue "simbólica", lo que a mí me suena a broma. Fue una DUI de mentirijilla, para animarles, pero se ve que no lo entendieron y algunos se lo tomaron en serio, creían que iban de veras. Pobres. Qué desilusión. Se han caído del guindo de la ilusión separatista, cuyo simbolismo ha costado un pastizal y grandes discursos. Ahora sabemos que aquello no fue real. Puigdemont y su banda pueden abandonar Bruselas y regresar a España, y decirle a la Justicia española que aquello que ilusionó a tanta gente y nos ha puesto a todos al borde de un precipicio, era de mentirijilla. Si los mandamases catalanes ya estaban retratados con lo que hicieron, imagen ahora con esto.
Al tiempo que la presidenta del Parlament decía ante la Justicia que la DUI era simbólica, o sea, que la República Catalana lo era también, Jean Claude Juncker aludía a la Europa digital que conocerán nuestros jóvenes. Lo decía detrás de una fachada plateresca llena de símbolos. A uno le queda aún una parte de su ser que es analógica, así que ese digital me suena muy bien, pero me cuesta entenderlo. Tampoco entiendo lo de simbólico, así que debo estar ya afectado por la proximidad de la Navidad anunciada por la instalación de los adornos callejeros. Esa Europa digital será la de nuestros jóvenes y creará miles de puestos de trabajo, muchos de los cuales ni nos los imaginamos. Supongo que es un buen argumento para un congreso el año que viene en la Universidad de Salamanca, e irnos preparando para ello. Puede, incluso, que algún candidato a Rector hable de ello en el debate del lunes en Fonseca. ¿Cabrá el nacionalismo en esa Europa digital? ¿Tendrá fronteras? ¿Serán simbólicas? José Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, tenía gesto de entender lo que decía Juncker e idear algún plan para ese momento: se lo notaba. Dastis, Méndez de Vigo o Rajoy parecían no enterarse muy bien del asunto, al igual que Juan Vicente Herrera. Rajoy vino a escuchar de Juncker su defensa de la unidad nacional y europea, y de los salmantinos sus vivas a España. Salamanca nunca le falla y lo sabe. Todo lo fía al 21 de diciembre –quizás también al 155—que será una jornada electoral para nada simbólica y digital, sino real como la vida misma. Muchos sí han entendido esa característica del día y se lo están tomando muy en serio; y otros creen que es de mentirijilla, como la DUI, o el exilio del President, que también es simbólico y hasta digital. Quizá después de ese día tenga más suerte Policarpo Sánchez en su pelea por los documentos del Archivo de la Guerra Civil reclamados y no devueltos, y Silvestre Sánchez Sierra vea las cosas de su Barcelona de un modo más tranquilo. En fin, el Paraninfo de la Universidad de Salamanca se llenó de ideas europeístas, de mensajes a los jóvenes, de la necesidad de escuchar las críticas y lograr objetivos comunes. Aún con defectos, la idea de la Unión Europea es maravillosa y digna de apoyo. El mismo Paraninfo que se llenará de bombos mañana para el sorteo de la Lotería Nacional del VIII Centenario. Toda ayuda es poca para la causa.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad