La Ley contra el odio

28.10.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Las 16:01 horas de ayer. Estuve toda la mañana evitando las noticias, hasta que mi amigo Javier H. me envió el mensaje fatídico a las 15:38 horas: "Qué asco me produce ver a estos hijos de puta. Espero que este fin de semana duerman varios en prisión€" A lo que yo le respondí, como amigo y compatriota: "Lo comparto y estamos JUNTOS". Abrí de inmediato la web de LA GACETA y allí estaba el gran titular: "La unidad de España en peligro. El Parlament declara la independencia de Cataluña". No sentí odio; sentí una sensación agónica de tristeza mientras mi corazón latía desbocado, sin duda espoleado por la angustia, como cualquier español de bien, que somos mayoría, incluida la catalana, hermanos encerrados en aquel campo de concentración de puro y duro fanatismo nazi y pura y dura corrupción.
No tengo palabras, o no tengo las suficientes para describir este momento crítico de nuestra Historia. Vuelvo, lo reconozco, a tener las lágrimas no ya en los ojos, sino en los poros de mi piel. Ahora mismo, mientras escribo, lloro, pienso y apoyo sin fisuras al Gobierno en su necesaria, bien consensuada y decidida acción. Y todos con él. Pero es el Gobierno quien no tiene que titubear ahora, Moncloa y el bloque constitucional del Parlamento español son quienes tienen que tomar las riendas de nuestra nación.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad