"Balconing"

28.10.2017 | 04:45
Alberto Estella

Ayer a las seis de la madrugada, el columnista insomne escuchaba a Carlos Herrera: "€no salió nadie al balcón para derramar tarros de miel€ desde la plaza la gente miraba para arriba y nada€". Se refería al balcón del Palacio de la Generalidad de Cataluña, al que se asomaron históricamente, con distinta suerte, Companys, para declarar "el Estado Catalán, dentro de la República Federal Española"; y Tarradellas, para afirmar sensata y enérgicamente "ja soc aquí". El locutor aludía también a la Plaza de San Jaime, donde los fieles del nada honorable presidente comenzaban a llamarle traidor. Y el donnadie era el mismo presidente cobarde, atrincherado en la llamada Sala Tarradellas (¡sal al balcón, Puigdemont¡), preparando el destrozo perpetrado ayer. En mi pueblo comentarán ¡menuda derricia!
Pues esa es la cuestión, un balcón con mandamás, o un balcón vacío, en ambos casos con el ágora ocupada por ciudadanos expectantes, dispuestos a ser arengados. El columnista podía dejarse abatir por la pesadumbre, o evadirse haciendo un personalísimo balconing (distinto del tan peligroso como frecuente en los hoteles de nuestras costas). Opté por saltar de balcón en balcón, reproducir del disco duro que aloja mi cerebro el listado de balcones que a bote pronto acudieron a la memoria. La hoja de mi bloc, enhebrándolos, se llenó rápidamente de notas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad