El atasco

26.10.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Olviden las consultas de los psicólogos, olviden el "running" como perdón de los pecados, olviden encontrarse a sí mismos caminando por un sendero, olviden hablarle a su perro, y sobre todo olvídense de "Facebook"€ Hay dos cosas que no fallan si lo que uno busca es un pensamiento propio: un buen atardecer y un buen atasco; el primero, te lava la mente, te hace pequeño, normal. No es la televisión, estúpido, es la realidad ante ti, sentado en el sofá del planeta, sin hacer nada, sólo pensando; pensando en todo (elecciones a rector tras otros ocho años de vacío y samba, Salamanca y sus circunstancias, Cataluña y su locura, tu vida y la de los demás€.). Y pensando en nada, compleja palabra para definir volar. ¿O es flotar?
El segundo, el atasco, te hace humano al ver las facciones de quienes no creen ser observados. La naturaleza salvaje dentro de una "Kangoo", o un "Leaf", o un viejo "Saab", todos camino de ninguna parte, ya que lo que hacemos es dar vueltas dentro de una burbuja gastando el tiempo que no tenemos. A veces, incluso, pasa algo realmente apoteósico, como por ejemplo el objeto de este artículo: la calada profunda a un cigarro de una mujer —fugazmente atractiva— conduciendo un coche de color oscuro e impersonal.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad