Romper las cadenas

25.10.2017 | 04:45
Alberto Estella

Se lo he oído. Con estas orejas que se ha de comer la tierra, como dicen en mi pueblo. Ana Gabriel, en sede parlamentaria, pantalones vaqueros, camiseta con leyenda agresiva y generoso flequillo: "¡Hay que romper las cadenas del 78!". Se refería a la Constitución de 1978, que según ella encadenó a los catalanes. Ana Gabriel, hija, nieta y bisnieta de anarquistas, de mineros de Río Tinto y Murcia, es la portavoz usual de la CUP, y nos ha salido —lógico—, anarquista. El problema no es ese, sino que representa a la candidatura que sostiene a Puigdemont, que le exige declarar ya la independencia y trasladar su gobierno a Perpiñán.
Es cuestión de cadenas. Cuando regresó Fernando VII a España, para cargarse la Constitución de 1812 —"la Pepa"—, y las leyes liberales de las Cortes de Cádiz, en suma, para gobernar como Rey absoluto, sus seguidores no solo desengancharon los caballos de la carroza sustituyéndolos por simpatizantes —motejados de "serviles"—, sino que hicieron popular el grito de "¡Vivan las caenas!", que a veces se adobaba con un "¡Muera la libertad!". Como en España nace tanto radical, hay una banda punk, anarquista como la Gabriel, que ha adoptado el nombre del "Noi del sucre" (el chico del azúcar), Salvador Seguí, un antiguo anarcosindicalista catalán.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad