Salir corriendo

23.10.2017 | 04:45
Salir corriendo

Fue Asprodes la primera que nos llevó andando hacia una causa solidaria. Nos demostró que andar juntos era una buena forma de favorecer la integración, y aún hoy sigue haciéndolo, y es, además, una manera de decirle a las personas que luchan por esa integración que no están solos, que hay otras muchas dispuestas a ir paso a paso hacia ese objetivo. Por ellas y por todos. El mensaje de ayer en la Marcha contra el Cáncer fue el mismo: ni están solas las personas que padecen cáncer, ni los médicos y sanitarios que las atienden, ni los investigadores que en su trinchera buscan las fórmulas adecuadas, un mensaje que recibió en primera persona Juan Jesús Cruz en la misma línea de salida de la marcha. Nadie puede estar solo en esta causa ni nadie debe estarlo. Andar es una forma de prevenir el cáncer y también de luchar contra él, como se vio ayer por la mañana en las calles de Salamanca, que se quedaron pequeñas para acoger a tantos caminantes solidarios; el atasco en la entrada en la Plaza Mayor fue monumental. También lo es contra la pobreza, que ha sido otra de las causas que han movilizado a los salmantinos este fin de semana. Y contra cualquier otra causa. Ayer, viendo a Inmaculada Rodríguez, presidenta de la Asociación contra el Cáncer, recordé a Pedro Serrano Piedecasas, que nos puso a andar con Asprodes hace ya algunos años.
La marcha de ayer, con los centenares de participantes, volvió a demostrar que los domingos por la mañana se inventaron para que los vecinos tomen las ciudades, invadan las calles, saquen de ellas a los coches y reivindiquen la ciudad para ellos más allá de las plazas públicas. De alguna manera caminar nos hace libres y mejores personas. Da gusto ver un domingo por la mañana a los ciudadanos pasear con seguridad y libertad por la siempre concurrida Avenida de Mirat, por ejemplo, y hacerlo hablando con otros vecinos, quizá con su familia. La marcha de ayer fue sobre todo familiar: padres e hijos, de todas las edades haciendo suyas las avenidas y las calles. Cuando se retiraron, comprobamos cuánto molestan los coches. Sobre todo, un domingo por la mañana. Y quien dice andar, dice correr, que también está de moda en los últimos tiempos. Correr por una buena causa, correr por un trofeo, un reconocimiento. Hoy, más que nunca, sentimos ganas de salir corriendo por la actualidad catalana.
La cita de ayer demostró que hay vida más allá del 155, que también estuvo en las conversaciones en los grupos. Se entiende. Me quedó clara la idea. Ese número, esa cuestión, nos tiene absorbidos, ha apartado nuestra mirada de problemas igualmente importantes. Todo es 155 en las informaciones y opiniones, la saturación en los medios es tremenda y acabamos de entrar en una semana en la que todo va a continuar igual. Desayuno, comida y cena con el 155, como si de un medicamento se tratase.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad